Jan Oblak, durante el partido de UCL ante el Brujas
Jan Oblak, durante el partido de UCL ante el Brujas - Reuters

AtléticoLas claves de la renovación de Oblak, un acuerdo que no llega

Tras la reciente renovación de Simeone y la de Griezmann el pasado verano, la afición del Atlético espera el anuncio de la del portero esloveno

MadridActualizado:

La renovación de Simeone asegura la continuidad de la figura clave del proyecto del Atlético hasta, al menos, 2022. El técnico argentino prolongó su contrato meses después de que su estrella, Griezmann, hiciera lo propio el pasado verano, cuando con su firma -documental en televisión mediante- prolongó su estancia en Madrid.

Pero pese a estas dos buenas noticias, la afición rojiblanca ansía desde hace tiempo un anuncio que no termina de llegar. Si Simeone es el director desde la banda y Griezmann es el factor diferencial sobre el campo, Oblak es el encargado de sellar la portería. Una tarea que desempeña, además, como pocos en el mundo.

Desde su llegada en 2014, el esloveno se ha convertido en uno de los pilares del equipo. Con casi 200 partidos a sus espaldas, Oblak ha dejado la portería a cero en más de cien ocasiones, ha sido decisivo en los títulos conseguidos y ha rellenado su vitrina con varios premios individuales. Entre ellos, los tres últimos Zamoras.

Un tira y afloja

Mucho ha llovido desde su última renovación, cuando en febrero de 2016 pasó a cobrar cinco millones con una cláusula de cien. Sin embargo, esta firma caduca en 2021 y el club lleva trabajando desde hace meses en un acuerdo que aún no se ha producido.

El Atlético es consciente de que, ahora mismo, tiene la sartén por el mango. El contrato del jugador no expira hasta dentro de dos temporadas y hay muy pocos clubes en el mundo capaces de asumir el precio de su libertad. Aun así, el tiempo apremia.

Oblak, por su parte, ha visto con recelo cómo su renovación no siempre ha sido prioritaria para el club: «¿Mi futuro en el Atlético? De momento estoy aquí», dijo de manera lacónica hace unos meses, aumentando así las dudas en torno al asunto.

Además, su agente, Miha Mlakar, no desaprovecha la oportunidad para dejar caer una posible salida y así meter presión en la negociación. Pese a ello, las posturas entre ambas partes se han ido acercando las últimas semanas y su renovación podría ser la siguiente.

El Atlético ofrece a Oblak ser el portero mejor pagado del mundo -con alrededor de diez millones de salario-, una subida de su cláusula y una prórroga de dos años más en el contrato. Así, pasaría a ser el segundo mejor pagado de la plantilla y tendría el estatus que se merece por rendimiento. Sin embargo, el ajustado margen salarial del club está retrasando un acuerdo que ambas partes coinciden en sellar.

Hasta entonces, Oblak seguirá dando razones sobre el campo para que el Atlético termine de concretar su oferta. Hoy, ante el Rayo Vallecano, volverá a enfundarse los guantes para ello.