Velickovic, Tomic, Begic, Llull y Carroll celebran el título conquistado en el Palau - EFE
COPA DEL REY

«¡Que viva España!»

Los jugadores del Madrid estallaron de alegría y celebran a ritmo de pasodoble el primer título de la temporada

BARCELONA Actualizado:

Hacía mucho tiempo que la plantilla del Real Madrid no disfrutaba así. Los gritos que salían desde el vestuario retumbaban en los cimientos del Sant Jordi. «¡Qué viva España...!». El pasodoble más famoso de Manolo Escobar se convirtió en la banda sonora improvisada de los blancos, que levantaban un nuevo título cuatro años después del doblete —ULEB y liga— conquistado en 2007.

La ducha de cava llegó incluso a la zona de prensa, donde pocos se libraron de la mojadura. Ni siquiera Florentino Pérez, que en su visita al vestuario probó también la ducha de sus jugadores, alguno de los cuales, como Sergio Rodríguez, todavía no se lo podía terminar de creer.

«Parecía que estaba todo a su favor, con el público entregado, pero la clave ha sido la ilusión que hemos puesto», señalaba el canario, eufórico con la victoria. Las manos en la cabeza de Alberto Herreros, director deportivo, apuntaban hacia un sentimiento parecido al de Rodríguez. Aún seguía en shock. «Es para estar orgullosos de este equipo», apuntaba, al tiempo que hacía referencia a la Liga conquistada hace años también en Barcelona y que le recordó mucho a la final.

Felipe Reyes, capitán del Real Madrid y encargado de recoger el trofeo sobre la pista del Sant Jordi, también rezumaba felicidad. «Quiero dar las gracias a todas las personas que se han acercado hasta aquí para animarnos. Lo teníamos todo en contra y hemos ganado», apuntaba, al tiempo que lanzaba un guiño al cielo para dedicárselo a su padre.

Para Reyes no era el primer título, pero para otros como Pocius o Mirotic, los jóvenes, sí que era especial. «Estoy muy contento. Hemos hecho un gran trabajo durante todo el año y esto se ha reflejado en el partido. Esto no ha acabado: tenemos un equipo con mucho futuro y queremos más», aseguraba Mirotic, que antes de irse a la NBA quiere ganar muchos títulos con el Madrid.