AP
real madrid

El tridente se estrelló en el palo

Mourinho jugó con Benzema, Cristiano y Adebayor en busca del gol, pero el Madrid pagó el desgaste Lyon

TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN
LA CORUÑA Actualizado:

Mourinho necesitaba hacer rotaciones para continuar vivo en las tres competiciones, pero al final tuvo que recurrir a su quiniela de «catorce». Anoche comenzó sin Di María, Adebayor y Arbeloa, para alinear a Kaká, Marcelo y Benzema, pero el Real Madrid jugó con diez. Desgraciadamente, Kaká no está preparado todavía para jugar al nivel físico que los rivales exigen al equipo blanco. Como explica Mourinho, los adversarios se matan por derrotar al conjunto madrileño y el entrenador portugués requiere jugadores en excelentes condiciones para superar el do de pecho de los contrarios. El centrocampista brasileño acusó ayer el ritmo y la presión impuesta por el Deportivo. Demostró que aún no se encuentra a la altura de sus compañeros. Su recuperación es lenta. La baja durante medio año le hizo perder la forma física y se le nota demasiado.

Un sistema de urgencia

Es una pena que un futbolista que fue elegido el mejor del planeta hace cuatro años se vea superado por las lesiones. Al final, el técnico tuvo que recurrir a los titulares para intentar ganar el partido. Quitó a Kaká y Lass, para estrenar su sistema más ofensivo de la temporada: salieron Di María y Adebayor, de manera que formó el tridente que muchos deseaban presenciar: Cristiano, Benzema y Emmanuel. El técnico puso en el campo a todos los puntas de su plantilla. Incluso, reapareció Granero, que salvó un punto en Almería con su clase. Nada. El sistema desveló las urgencias del Madrid. La pelota no entraba y llamó a toque de corneta a todos los rematadores. Pero sus pupilos notaron el desgaste de Lyon.

Las prisas no permitieron observar el desenlace idóneo para comprobar si el Madrid puede jugar bien con sus tres puntas. Adebayor estrelló su mejor ocasión en un poste y Aranzubia solventó el acoso visitante con paradones ante los disparos de Cristiano, Ozil y Di María. La Liga se pone a siete puntos.