FÓRMULA 1 — Gran premio de Japón

Al título desde la pole

Vettel exprime el Red Bull en las horas previas a su coronación como campeón

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El recuerdo fatídico de aquella final de la Liga de Campeones entre el Manchester United y el Bayern Munich es lo único que mantiene en tensión a Sebastian Vettel a unas horas de coronarse campeón del mundo de Fórmula 1 por segunda vez. El alemán habló de aquel partido, de aquellos goles en el tiempo extra de Sheringham y Soljskaer, del portero germano Kahn derrumbado como un niño frente a Collina —el árbitro calvo de mirada incisiva—. De un título que tenía el Bayern agarrado por una mano y que perdió en cuatro minutos. Dice Vettel que no se fía de nadie en la Fórmula 1 y que todo está por hacer. Los cinco sentidos puestos en un punto, el que necesita para ganar su segundo título.

Al campeonato desde la pole. Vettel interpretó ayer en el mediodía japonés otra sinfonía de su atosigante repertorio de sábados en la Fórmula 1. Otra salida desde el primer puesto en el escalafón. Doce polesde quince posibilidades. Abuso en la zona noble.

Flavio Briatore inauguró el curso con una frase simbólica que se ha transformado en sentencia. «Ferrari ya puede ir pensando en el coche de 2012», dijo en la primera carrera, en el marzo de Australia. En la escudería de Maranello no sentaron bien aquellas palabras, ni el énfasis, ni su rotundidad. «Flavio es muy simpático», se ha escuchado más de una vez en el campamento rojo durante estos meses. Simpático y certero. Tenía razón.

Ayer el magnate italiano volvió a poner sus expresiones en común. Y rebajó la talla de Sebastian Vettel como gerifalte de la Fórmula 1. «La estrella no es el piloto, sino su coche», dijo en una entrevista en el Bild. «Vettel es joven, ambicioso, rápido y simpático, pero tiene el mejor monoplaza. Con ese coche no podía fallar. Está muy por encima del resto».

Las impresiones de Briatore, sin embargo, encierran su pequeña trampa. Según reconoció en la misma entrevista, continúa asesorando en labores de representación a Webber (compañero y primer rival de Vettel) y a Alonso. Y, como es fácil suponer, siempre hablará a favor de ambos.

Vettel volvió a realizar una vuelta perfecta, como en las once etapas anteriores, y anuló cualquier foco de resistencia. Un alerón nuevo llegó procedente de Inglaterra solo 27 minutos antes de la clasificación. «Les doy las gracias a todos los chicos en la fábrica. Sin ellos y sin trabajo, yo no estaría donde estoy», agradeció el germano.

Fernando Alonso no se movió del espacio que parece tener asignado por decreto esta campaña. El quinto lugar de la parrilla. Fue superado esta vez por su compañero Felipe Massa, eterno aspirante a las quinielas del compro, cambio, vendo del final de cada curso. «El resultado no me sorprende, pero al menos he podido superar a Mark Webber».