ATLETISMO

Semenya, de las dudas sobre su sexo al sueño del oro olímpico en 1.500

La atleta sudafricana ha comenzado la temporada con victoria y con el anhelo de dar el salto a la prueba reina en Londres 2012

Actualizado:

Caster Semenya (Ga-Masehlong, Sudádrica, 1991) era demasiado fuerte, demasiado rápida y, además, su aspecto le daba la coartada perfecta a unas rivales que no digirieron demasiado bien tanta superioridad. El día de su gran éxito fue también el del inicio de su calvario: ocurrió el 23 de agosto de 2009, en el Mundial de Atletismo de Berlín. Semenya ganó los 800 metros lisos y, al acabar el torneo, otras corredoras elevaron sus sospechas acerca del sexo de la sudafricana. Se supo entonces que la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF en sus siglas en inglés) había pedido un test de verificación de sexo antes de la cita berlinesa ya que unas pruebas realizadas en Sudáfrica mostraban un nivel de testosterona tres veces superior a lo normal.

La polémica saltó de los despachos a los medios: se llegó a publicar incluso que Semenya no tenía útero ni ovarios, pero sí testículos internos. Sus defensores denunciaron una campaña racista que atentaba contra los derechos humanos. «Dios me hizo como soy, y yo me acepto a mí misma», declaró la atleta a la revista local «You» (aparecía en la portada con un elegante traje negro y con el título: «Wow, look at Caster now!»). Estuvo inactiva durante casi un año para someterse a pruebas de verificación de género. En julio de 2010, la IAAF aceptó las conclusiones de un grupo internacional de expertos: finalmente Semenya podía competir como mujer sin limitación alguna.

Regreso a las pistas

«En mi primera participación en unos Juegos Olímpicos deseo correr los 1.500 metros», declaró ayer una Semenya rediviva. La atleta ha retornado con éxito a la competición, consiguiendo la victoria en el Campeonato de Sudáfrica en su especialidad, los 800 metros. Lideró la carrera en todo momento y no tuvo problemas para hacerse con el triunfo, aunque su marca final de 2 minutos y 4 segundos está bastante lejos de su récord personal (1:55.45). «Es un buen comienzo de año», señaló. «Mis preparativos van por buen camino para el próximo Mundial» (que se disputará entre el 27 de agosto y el 4 de septiembre de este año en la ciudad surcoreana de Daegu). Para Londres, en cambio, visualiza la prueba reina del medio fondo para reivindicar su calidad.