Saldo arbitral

Actualizado:

Si creyéramos en el destino no habría semáforos, pero si creyéramos en la imparcialidad tampoco habría árbitros. En el Betis-Real Madrid hubo una mano cierta en el primer gol local y una mano incierta en el área forastera en el minuto final. En la mano cierta estaba Iturralde (digo Iturralde y veo a Godall), y en la mano incierta, su asistente. Para la prensa oficial, que trata de vendernos que el dedazo arbitral ha cambiado de club, sólo existe «la mano de Ramos». Mano por mano, ese cambio de ciclo sólo lo verificaremos en el mano a mano con el máximo rival.