Reyes, atrapado por su carácter
Reyes y Simeone, durante un entrenamiento rojiblanco - EFE
ATLÉTICO DE MADRID

Reyes, atrapado por su carácter

Los enfrentamientos con técnicos han lastrado la carrera del internacional, que no llega a un acuerdo con el Atlético sobre el finiquito para volver al Sevilla

JORGE A. MORENO
MADRID Actualizado:

José Antonio Reyes desea abandonar el Atlético de Madrid. Simeone no quiere a futbolistas que no muestren compromiso. Las cartas están boca arriba sobre la mesa y la marcha del centrocampista ya solo depende de que alcance un acuerdo con el club rojiblanco sobre el finiquito. Culebrón navideño que devolverá al jugador al Sevilla, equipo en el que se crió y en el que comenzó a deslumbrar con 16 años. Jugador de exquisita técnica, su carácter y sus diferencias con varios entrenadores han sido un lastre a lo largo de su carrera.

La fuerte personalidad del jugador en el césped se traslada fuera de él. Se resiste a coger el AVE sin cobrar hasta el último euro que le adeuda el Atlético (dos millones), por lo que su anunciado fichaje por el Sevilla no termina de cerrarse. El adiós del utrerano está siendo tan convulso como resultó su llegada al Vicente Calderón, en julio de 2007, después de que el Atlético pagara al Arsenal 12 millones de euros por su fichaje. Un año antes, el club del Manzanares se había quedado a un paso de su contratación, pero en el último instante el jugador prefirió la opción del Real Madrid, toda una afrenta para los aficionados colchoneros. Llegó al Atlético cuando nadie le quería y decide marcharse cuando todos le adoraban.

Decisión firme para regresar al Sevilla, equipo con el que debutó en la temporada 1999-2000 con solo 16 años. Allí permaneció hasta que en el invierno de 2003 rompió el mercado al pagar el Arsenal más de 30 millones de euros por él. En su estreno en Londres levantó la Premier, convirtiéndose en el primer jugador español en lograrlo, pero nunca se adaptó a la vida en Inglaterra. Dos años después abandonaba el equipo entrenado por Arsene Wenger, que cedió al centrocampista al Real Madrid. Su estilo nunca convenció a Fabio Capello, aunque resultó clave en el tramo final de la Liga para que los blancos conquistaran el título.

El pasado madridista de Jose Antonio Reyes supuso una pesada carga en su primera etapa como rojiblanco, club al que llegó en verano de 2007. Enfrentado a una grada que llegó a corear «Reyes, muereté», la presión pudo con un futbolista que terminó sin marcar ni un solo gol en la Liga. El Atlético decidió cederle el siguiente año al Benfica, donde coincidió con Quique Sánchez Flores. De la mano del español, en Lisboa recuperó la confianza y el nivel que en su día le llevó a ser una de las grandes esperanzas del fútbol español, lo que se valió su regreso al Atlético en la temporada 2009-2010.

Recuperado por Quique

En su vuelta al Calderón, Reyes tuvo como entrenador durante siete jornadas a Abel Resino, al que sucedió su amigo Quique. Al igual que ha ocurrido esta campaña con Manzano, su fuerte personalidad le traicionó y la relación del jugador con el técnico resultó convulsa. «A mí me criticó después de que saliera del Atlético. Reyes no es un profesional. El club le ha dado galones a quien no se los merece», afirmaba Abel después de que el internacional viviera su primer enfrentamiento con Manzano al ser cazado por las cámaras insultándole tras ser sustituido en San Mamés. Ni Abel ni Manzano supieron manejar a un jugador que guiado por Quique Sánchez cambió los pitos del Calderón por aplausos. Con él volvió a sentirse importante, rubricando una gran temporada 2009-2010 con la conquista de la Liga Europa. No fue el único título que ha conquistado con la camiseta del Atlético porque arrancaba la campaña 2010-2011 ganando la Supercopa de Europa.

Fue la temporada de su explosión, convirtiéndose en pieza clave del Atlético. Con sus regates y asistencias se ganó el cariño de una afición que ahora no entiende su marcha. El deseo de volver a su casa ha podido más que el aplauso de los aficionados. «El Sevilla me da la oportunidad de volver. Es una opción que que quizás no vuelva a producirse», afirmó la explicar su deseo de abandonar el Atlético.