Reyes Estevez, a su salida de los juzgados tras prestar declaración - ABC

Las recetas de la tía Yoli

La hermana de Eufemiano Fuentes, epicentro de las últimas declaraciones de los atletas ante la juez

MADRID Actualizado:

Arrastran los atletas implicados en la Operación Galgo una espada de Damocles sobre sus cabezas. Además de las escuchas telefónicas, de las pesquisas que desencadenaron la intervención policial y del descrédito de imagen ante la opinión pública por un presunto dopaje deportivo, tanto Reyes Estévez como Nuria Fernández o Eugenio Barrios tienen que hacer frente al dedo acusador de uno de los imputados en la trama, el veterano preparador Manuel Pascua Piqueras, quien en su declaración del pasado 12 de diciembre desveló la planificación secreta, con pelos y señales.

Las últimas declaraciones de los galgos, sin embargo, han tenido como epicentro a una vieja conocida, ya investigada por los jueces en la anterior trama de dopaje, la Operación Puerto. Yolanda Fuentes, la hermana de Eufemiano Fuentes, Yoli según el apelativo que aplicó en su día el doctor en su sánscrito particular.

Reyes Estévez, campeón de Europa de 1.500 y varias veces campeón de España, ha declarado en los juzgados, pero no aparece como imputado. A pesar de que se pudiese inferir en algún momento que se hubiese dopado, este hecho no es delito en España. Lo es el tráfico y la distribución. Y eso quiso saber la juez María Mercedes Pérez Barrios en el interrogatorio, al que ha tenido acceso ABC.

Según argumentó Estévez en su declaración, acudió el pasado 15 de julio a una cafetería en Madrid junto a Nuria Fernández y Eugenio Barrios para reunirse con Yolanda Fuentes «para que nos asesorase sobre productos que se pueden tomar». Consta en el sumario que Manuel Pascua dijo que Yolanda Fuentes fue «para concretar un tratamiento de dopaje y les dijera que costaba 3.000 euros al empezar y 3.000 euros después».

Cita a ciegas con la doctora

Estévez mantuvo ante la juez que «fue Manuel Pascua el que nos recomendó a esta señora y que por ese motivo no fue al médico de la Federación (de atletismo)». Y siguió el atleta manifestando respecto a su ex preparador: «Manuel nos habló de una reunión, pero no nos dijo quién era la persona, y que se trataba sólo de unos complejos vitamínicos». Según su testimonio, debía pagar 400 euros por la consulta. Según Pascua, 3.000.

La cita con Yoli debía tener lugar en San Lorenzo de El Escorial, localidad de la sierra madrileña donde vivía Alberto León, imputado en la Galgo y también en la Puerto y que se suicidó en la casa de su hermano el pasado 10 de enero. A última hora, el encuentro se desplazó de El Escorial a Madrid a instancias de Pascua Piqueras. Allí acudió Nuria Fernández, según dijo por las instrucciones de su ex entrenador, «para visitar a un médico que les iba a presentar planes legales», comentó la campeona de Europa de 1.500 metros.

En la cafetería madrileña, Yolanda Fuentes le entregó una ampolla vitamínica por la que pagó 500 euros, según explicó Nuria Fernández a la juez. La pompa, recipiente o lo que fuese el contenido no le dio ninguna confianza a la atleta que, según declaró, «lo tiró a la basura».

Quiso saber la juez si había consumido en alguna ocasión cafeína, guaraná y taurina, y contestó la mediofondista que sí, «siempre en las cantidades permitidas. Y la taurina, desde que se legalizó».

La colombiana Digna Luz Murillo, esposa de Perea, central del Atlético, llegó tarde a la reunión con Yolanda Fuentes, a su sesión de recetas terapéuticas, porque no se enteró del lugar y la hora. En su declaración ante la juez que instruye el caso, la atleta aseguró que sus hijas «iban con frecuencia a casa de Manuel (Pascua Piqueras) y María Josefa (Martínez, su esposa)», y que allí se quedaban a comer y a cenar con cierto hábito. «Su hija Tamara les da clases de inglés».

Nadie conoce a Eufemiano

Durante todas las intervenciones de los atletas a los que descifró Manuel Pascua Piqueras, intervino el abogado de Eufemiano Fuentes, Julián Pérez Templado, para apostillar una última pregunta en el interrogatorio. «¿Conoce usted a Eufemiano Fuentes?», les preguntó a Eugenio Barrios, Reyes Estévez y Nuria Fernández. Nadie le conocía. «No», respondió escueto Estévez. «Sólo por las fotos de la Prensa», dijo Nuria. «Yolanda Fuentes habla en su propio nombre», cerró Templado.