Mourinho quiere que Adebayor se quede - REUTERS
real madrid

Florentino tiene un plan

El Real Madrid estudia el futuro con el fichaje de una o dos estrellas y algunos jugadores que rellenen huecos

JOSÉ MANUEL CUÉLLAR
MADRID Actualizado:

El Madrid no se detiene. No puede. Florentino ha visto con claridad que con lo fichado no le llega para derrocar al Barça (o al menos no parece) y quiere más. Para eso va a dar otra vuelta de tuerca la próxima temporada. El plan va en dos direcciones, una empresarial y otra técnica. La primera se basaría en la contratación de una o dos estrellas como máximo, que es la parte que más le gusta a Florentino. Tiene poco que ver el plan de uno con el del otro aunque se complementan porque cualquier figura que fiche Florentino le vendrá bien al entrenador de turno.

En este aspecto, el objetivo principal es el Kun Agüero, por el que el Madrid está dispuesto a ofrecer al Atlético 30 millones de euros más Negredo, al que el Madrid recuperaría por 17 millones (tiene una opción de recompra). La operación se escapa tanto de los deseos del Madrid como de los del Atlético pues está en las manos del propio Agüero. La clave es sencilla: si el Atlético se clasifica para la Liga de Campeones Agüero podría quedarse un año más. Si los rojiblancos no llegan a ese nivel (como parece), Florentino y el dinero que pueda darle al jugador hará el resto. Cerezo y Gil querrán que se quede pero ya se sabe que es mala política retener a un jugador contra su voluntad.

Los planes técnicos

Agüero es el objetivo real, pero el irreal, el que de verdad le gustaría a Florentino porque es por quien suspira para sus adentros, es Wayne Rooney, pero esta operación es tan complicada y cara que requeriría una venta anterior para poder afrontarla, y ni aún así. En una palabra, si Benzema no da el resto en lo que queda de temporada, podría ser vendido para ir a por el inglés, viejo objeto de deseo del presidente blanco.

¿Llorente? Bueno, si se pone a tiro, si falla el Kun, si... Pero el asunto se ha enfriado sobre todo porque el dirigente blanco no quiere enemistarse con el Athletic y si no hay voluntad clara de los bilbaínos por venderle el asunto se puede quedar en agua de borrajas.

Esos son los planes empresariales, pero tienen poco que ver con los técnicos, que buscan otra cosa. Claro que todo depende de que Mourinho vaya a seguir o no, que pasa por lo que el Madrid gane o deje de ganar este año. Una cosa es segura, si Mou continúa (Benítez está en la recámara) quiere a Adebayor en el equipo. Le da garantías y confía en él porque es un nueve-nueve. El caso es que, hoy por hoy, lo que requiere el cuadro técnico de los blancos es, de forma prioritaria, un acompañante para Xabi Alonso, una pareja de baile que sirva también de sustituto en caso de apuro (lesión, sanción, etc...). En el nombre coinciden técnicos y dirigentes: Cesc Fábregas. Y en algo coinciden ambos: que está más que complicado. Así que los dos tienen en la lista un segundo nombre: Javi Martínez, que no es lo mismo pero es algo. Internacional, jugador grande, de gran recorrido, muy completo, técnico y con llegada. Es joven y lleva en la agenda del Madrid casi el mismo tiempo que Llorente, pero con una salvedad: su marcha no incomodaría a los vascos.

Luego hay otra serie de nombres, jugadores de más o menos complementos, aunque sean muy buenos. Es el caso de dos futbolistas del Tottenham, el centrocampista croata Luka Modric y el lateral zurdo, Gareth Bale, una de las últimas sensaciones en Europa. El problema de este último es que también el Barça anda detrás de él, y de forma muy interesada por cierto.