El muro chipriota solo aguantó hasta el descanso

Actualizado:

El Apoel recurrió al mismo orden defensivo que le ha llevado a ser el primer conjunto chipriota en disputar unos octavos de final de Liga de Campeones. Cerró la fase de grupos con tres empates como visitante y anoche complicó al Lyon hasta que Lacazette pudo derribar la muralla tras el descanso. Un resultado corto que deja abierta la eliminatoria.

Como es habitual lejos de su estadio, el equipo entrenado por Ivan Jovanovic renunció a la posesión de la pelota para atrincherarse y buscar un contragolpe que nunca tejió con facilidad. Sin grandes estrellas en la plantilla, el Apoel demostró organización, pero pagó su falta de ambición y se marchó sin probar a Lloris. El Lyon no cayó en la trampa, los nervios no le traicionaron y su paciencia a la hora de tocar tuvo premio después de una primera mitad floja.

Poco antes del gol, Ederson había avisado en la mejor ocasión del encuentro, pero su disparo, después de regatear a Chiotis fuera de la portería, fue sacado sobre la línea por Paulo Jorge. Aunque lo buscaron con insistencia hasta el final, el segundo tanto no llegó y los franceses tendrán que sufrir en Chipre.