Mourinho ya se fía de todos
Jose Mourinho - abc
REAL MADRID

Mourinho ya se fía de todos

El técnico, consciente de la calidad de la plantilla, usa más jugadores que la temporada pasada

TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN
MADRID Actualizado:

Hasta en el Barcelona afirman que los azulgrana forman el mejor equipo del mundo y que el Real Madrid posee la mejor plantilla del planeta. Ese es el miedo que provocan los blancos. Su fondo de armario puede triunfar en este maratón de diez meses con partidos cada cuatro días. Ningún club tiene el banquillo que presenta Mourinho. Hay días que comparten asiento Kaká, Higuaín, Granero, Lass, Arbeloa y Albiol. Hay otros en los que Benzema, Di María, Khedira, Callejón, Varane y Arbeloa están en la reserva. Todos serían titulares en dieciocho equipos de Primera. El portugués cuenta con unos suplentes que ya demostraron que tenían sitio durante la segunda mitad de la pasada campaña.

A Mourinho no le convencían el año pasado las rotaciones. Tardó cinco meses en aplicarlas. Enero supuso el cambio, forzado por las lesiones. La Copa sirvió de experimento. Salió bien. Campeones. Y el técnico ha cambiado el chip. Esta temporada realiza reparto de esfuerzos desde el principio, con el fin de rendir a tope en cada partido. Ha utilizado a veintiuno de sus veintitrés futbolistas. Es la estrategia para vencer a Guardiola.

Hablamos de presuntos suplentes, porque Mourinho lo niega: «Aquí no hay titulares». Es su forma de mantener en vilo a la plantilla. Saben que pueden jugar el sábado o el martes. El portugués excita la competencia. Cada teórico titular posee un relevo de calidad similar. Higuaín abre el debate sobre la titularidad de Benzema. Lass presiona a Khedira. Kaká quita el sitio a Di María. Arbeloa puja por los dos laterales. Coentrao actúa de medio centro, de extremo y de lateral izquierdo, y no deja tranquilos a Khedira, a Lass, a Di María y a Marcelo. Varane se anticipa a Albiol, pero los dos terminan jugando juntos. Pepe se lesiona y el equipo no lo acusa. El Real Madrid hace rotaciones y el timón no da rodeos.

Llevamos seis jornadas de Liga, más dos de Copa de Europa, y solo quedan dos futbolistas por estrenarse: Adán, portero, y Sahin, recuperado ahora de su lesión. El turco realiza una pretemporada de quince días con la meta de reaparecer este mes.

Higuaín y Kaká, la reacción

Los números que maneja el cuerpo técnico hablan claro. Casillas y Alonso han disputado todos los partidos. Cristiano jugó también los ocho encuentros y solo ha sido sustituido una vez. Sergio Ramos y Marcelo han disputado siete. Son los otros baluartes. Higuaín y Kaká son los hombres de la reacción. El argentino ha sido protagonista en los segundos tiempos, con cinco goles. El brasileño ha terminado en el once inicial. Ambos representan el éxito del reparto de esfuerzos. Özil, Carvalho y Benzema se han definido por la regularidad. Y las bajas de Pepe, Khedira y Coentrao fomentaron una continuidad de las rotaciones que Lass y Varane aprovecharon para demostrar que pueden tener plaza en la alineación.

Di María es el mejor ejemplo de esta ausencia de puesto fijo. Ha jugado siete de los ocho partidos y no es titular, desbancado por Kaká y por un cambio de sistema: el brasileño y Özil comparten centro del campo. Mourinho admitió esta revolución porque necesitaba hombres con mayor control de balón. Les puso una condición: trabajar como medios. Lo hicieron. Frente al Español le preguntó a Kaká si estaba en condiciones. Prefiere hacer rotaciones con tal de presentar un equipo en plenitud física. Ya han jugado 21 hombres. Diecisiete lo han hecho en Liga y en Copa de Europa. Es el arma del portugués para conquistar títulos.