FÚTBOL INTERNACIONAL

El jefe de Caparrós impone la ley del miedo ante los malos resultados

ABC
Actualizado:

El millonario Bulat Chagaev, dueño del Neuchatel suizo, equipo que entrena Joaquín Caparrós y donde juegan David Navarro, Víctor Sánchez y Arizmendi, no entiende de empates ni de derrotas. Sólo quiere ganar. Y no ha encontrado mejor método para escarmentar a sus empleados que acudir al vestuario acompañado por sus guardaespaldas. Y éstos, con sus armas reglamentarias. Así sucedió el pasado sábado tras empatar con el Lausana. Pero no era la primera vez. Un futbolista que prefirió no dar su nombre aseguró tener miedo: «Fallas un pase y temes que pueda pasarte algo». Según este jugador, uno de los guardaespaldas tuvo que intervenir para que el dueño no agarrara del cuello a Caparrós. En estas circunstancias, normal que Caparrós piense en dimitir.