Un jardinero contra Messi
Rami, durante un entrenamiento con el Valencia - ABC
barcelona

Un jardinero contra Messi

Rami, central del Valencia, se encargaba hace cinco años de los jardines de su pueblo. Futbolista de pasarela, hoy tiene la misión de frenar el vendaval del Barcelona

ENRIQUE YUNTA
Actualizado:

El despertador castigaba cada mañana a Adil Rami (Bastia, 27 de diciembre de 1985), un jardinero convertido en futbolista de forma precoz sin que el propio afectado supiera que valía tanto para la pelota. Hoy es la referencia defensiva del Valencia, imprescindible para Unai Emery, encargado de defender esta noche a Leo Messi y compañía sin que le intimide el empacho de goles azulgrana de hace apenas cuatro días. En el ayer, unos cinco años atrás de este ahora vertiginoso, trabajaba como empleado del Ayuntamiento de Frejus, en la Costa Azul, donde se activaba a las cuatro de la madrugada para el cuidado de los jardines del pueblo. Así es Rami, un deportista diferente.

Valencia llevaba tiempo esperando un defensa así, nostálgico porque nadie ha igualado el liderazgo y la garra de Fabián Ayala. Hasta que apareció Rami, corpulento y fantástico en las alturas, titular siempre y el único que ha disputado todos los minutos de su equipo en el presente curso. Los técnicos hablan estupendamente bien de él y sorprende porque es, viendo su palmarés, un recién llegado que acabó en el fútbol casi por accidente. Empleaba las tardes como medio centro en el equipo local de Frejus, que competía en el Championnat de France Amateurs, una categoría similar a la Tercera división española sin portadas ni minutos de radio, más afición que devoción. Lo hacía bien, pero la lesión de un compañero que respondía al apellido de Coulon le obligó a actuar como zaguero y ahí empezó su vida como central. No le ha ido nada mal.

Le llamaron del Lille para probar en las categorías inferiores y su ascenso fue meteórico, pasando al primer equipo —fue campeón—, debutando con la selección francesa y fichando por el Valencia en un periquete —seis millones y 25 de cláusula, con contrato hasta 2015—. Fue el hombre del momento y estalló definitivamente su figura al convertirse en un icono mediático y gay, «futbolista más sexy de Francia» durante dos años seguidos según los votos femeninos. La prensa rosa encontró un filón en este jugador de origen marroquí, y más después de unas comprometidas fotos que realizó para el calendario «Dioses del Estadio», expuesto su cuerpo al detalle.

El Valencia se ha preocupado en proteger la intimidad de Rami, al que recomienda que no se deje ver demasiado en los locales de moda. Brilla en el campo y mezcla muy bien con Víctor Ruiz, con quien forma una pareja fantástica. Hoy tienen trabajo extra. Hoy les visita el Barça.