El gato con botas araña los cuartos

Dice Mourinho que no es suplente. Le saca en el momento clave. Así fue. Marcó a los cuarenta segundos

TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN
Actualizado:

Cuando el Real Madrid jugaba con Benzema, el equipo utilizaba la táctica del gato, porque no era un punta nato. Con un «nueve» puro, el equipo juega la estrategia del perro. Adebayor permitía utilizar el sistema perruno. Teóricamente el mejor. Anoche, tuvo que salir el gato con botas para acabar con la mitad del maleficio de los octavos de final. Con la mitad de la maldición que el conjunto español sufría históricamente ante el Olympique. El Real Madrid no está clasificado todavía, pero afronta «la ronda de la obsesión» con ventaja por vez primera desde que en 2008 venció 3-2 al Bayern. Nunca había marcado en Lyon. Nunca había empatado en los tres enfrentamientos anteriores. Un jugador criado en la segunda ciudad de Francia lo consiguió. El «traidor», fichado por Florentino Pérez hace dos años, acabó con el gafe madridista en el estadio Gerland.

El hombre criticado por su falta de gol volvió «a casa» para eliminar el mal de ojo. El «nueve» que tenía un póster de Ronaldo Nazario da Lima en su habitación de Lyon, enviado por Florentino hace siete años, marcó en su antiguo campo, pero en «la portería contraria». No puede entender que el Olympique sea el equipo más gafe en la historia de la casa blanca. En siete partidos nunca le ha podido vencer. Es el único rival que se la ha resistido al club más laureado de la Copa de Europa. Las tres anteriores visitas se saldaron con derrotas, 3-0 (2005), 2-0 (2006) y 1-0 (2010). Y los franceses siempre empataron en el Bernabéu: 1-1 (2005), 2-2 (2006) y otro 1-1 letal el año pasado. Anoche, Karim, ese chico cuya sequía rematadora exigió el fichaje de Adebayor, sustituyó al togolés y a los cuarenta segundos anotó una diana histórica.

El mal fario de los octavos no está liquidado, pero su gol a domicilio puso al fin una eliminatoria favorable a los blancos después de seis temporadas de fiascos. El magnetismo negativo que produce el Olympique tampoco está saldado todavía, pero los franceses acudirán por vez primera al Bernabéu con la necesidad de marcar. En sus tres visitas precedentes nunca les fue necesario ganar. Ahora deberán arriesgar. Todo, por culpa de su antiguo compañero, Benzema. «Le chat».

Primer gol blanco en Lyon

Mourinho afirma que los dos, Emmanuel y Karim, son titulares. La prioridad cronológica del togolés no significa la suplencia del francés. Prefiere sacar al «argelino de Lyon» en la última media hora para aprovechar su zancada y el descenso físico del enemigo. La táctica le salió bien.

Hay una verdad en esa puja por el puesto. La contratación del africano provocó la reacción de Karim. No salió de su marasmo hasta que vio a «Manuel» en carne mortal. El sábado marcó frente al Levante y anoche rompió una hoja de la estadística negra para el Real Madrid. Dice Benzema que Mourinho le ha enseñado a sufrir. Que le ha hecho otro jugador, luchador. Ya no vive ensimismado en su mundo. Anoche abrió la puerta hacia los cuartos de final.