Estrellas en el otro fútbol
Antoñito, delantero estrella del Atlético Baleares - JOan Lladó
fÚTBOL MODESTO

Estrellas en el otro fútbol

Varios exjugadores de Primera compiten ahora en silencio por los campos de Segunda B, Tercera o Regional

ENRIQUE YUNTA
MADRID Actualizado:

Hubo fútbol ayer, un domingo camuflado porque no había televisiones ni carruseles, un fútbol reservado al barrio y al bocadillo de panceta, un caldito a euro con diez con el ruido de un bombo para perturbar el silencio de las gradas. Es el otro fútbol, el de tierra, un fútbol que nunca muere porque la ilusión derrota a la precariedad económica y a la falta de patrocinadores, un fútbol de pipas y gritos que también tiene a sus estrellas. Ahí donde se forjan las futuras portadas, compiten ilustres de la pelota que en su día fueron héroes. ¿Te acuerdas de ese?, se repite en los campos de los pueblos. Ése sigue jugando, pero muchos no lo saben.

Son historias para no dormir, cada una con su aroma y siempre con un balón de por medio. En Segunda B transitan numerosos defensas que no hace tanto compartían área con Cristiano Ronaldo y Messi, goleadores que presumen de superar a Casillas o a Valdés. Futbolistas, en definitiva, que desafían al DNI por su amor al deporte o que necesitan dar un paso atrás para dar dos al frente.

Ayer hubo fútbol en Leganés, partido vespertino contra el Rayo B y un rostro común con el brazalete del conjunto local. Víctor Fernández, el Víctor del Tenerife, Valladolid, Villarreal y Cartagena es el capitán y el encargado de los goles en el Leganés, su equipo del alma porque ahí aprendió a correr. «La ilusión es muy parecida a la de jugar en Primera», reflexiona desde la madurez (37 años). «Pasas por etapas muy distintas en el fútbol y está es bonita porque vuelvo a a la ciudad, al equipo del que yo fui. Mis colores, mi gente, mis amigos de siempre están en Leganés».

Víctor Fernández, siempre con el 21 en su camiseta, habla desde el romanticismo. «Esto es pasión, más sentimiento que otra cosa», confiesa. En los campos del Grupo I de Segunda B, se respeta la figura de este futbolista que llegó a ser internacional y él admira el sacrificio de sus compañeros, que seguramente nunca llegarán a ser tanto. «Es un fútbol muy diferente. El Leganés es un equipo muy cercano, con gente joven, con aspiraciones, con chicos que se cuidan mucho. Es lo que más me sorprende, lo bien que se trabaja y lo responsables que son».

Cenas de equipo

Sus goles no salen en la tele. «Valen como los que marqué en Primera, pero es verdad que se celebran sin público. Son goles insonoros», explica. Lleva cuatro y se asocia bien con Rubén Navarro, otro ilustre del fútbol español que también se ha pasado a la versión silenciosa del deporte. «Es muy bonito ese fútbol de barrio, con su bar y su afición. Vivo mucho ese estilo, es precioso y noto que hay mucho más equipo, más unión. No son fichas profesionales, pero se actúa como tal, se hace piña», sentencia Víctor sin dudas.

Le da la razón Antoñito, el Antoñito del Sevilla, Racing de Santander, Murcia o Xerez, el Antoñito de pelo rubio que hoy aspira al ascenso a la Liga Adelante con el Atlético Baleares —líder del Grupo III—. «Es verdad que hay más cercanía y un ambiente más familiar, es de agradecer. Como no hay tantas diferencias económicas, todos vamos a una», expone.

Sin embargo, a Antoñito le costó más que a Víctor el asumir jugar en Segunda B. ««Sí, porque al principio era muy reacio al cambio. Te cuesta mucho pasar a este fútbol, pero la verdad es que el Atlético Baleares tiene un proyecto muy ambicioso para subir y eso es lo que me motivo. Hablé con ellos y me gustó mucho el proyecto, más que algunos de Segunda. De hecho, económicamente aquí se está mejor que en equipos de Segunda», añade.

Lo confirma la plantilla del conjunto mallorquín, con Dorado, Dani Martín o Jesús Perera. «Tenemos muy buenos jugadores, es verdad, pero siempre trabajamos desde la humildad. Hay más contacto, es un juego difícil y hay campos complicadísimos. Un futbolista debería pasar por esto antes de llegar a la cima», acepta Antoñito.

Xisco Nadal, en Preferente

Ayer hubo fútbol en muchos otros puntos de España con estrellas difuminadas. Ferrón juega en Badalona, Enguix en el Toledo, Zarandona en el Lugo y Kiko Ratón en el Tenerife. En el Andorra están Goran Drulic y Jorge Pina, Lacruz y Gorka Brit juegan para el Real Unión y Sendoa defiende al Sestao. Muchos ex primeras que son estrellas del fútbol terrenal como Xisco Nadal, que a sus 25 años perdió la ilusión y pasó de Liga BBVA a la Regional Preferente de Castellón. Xisco, que fue el joven más precoz en marcar un gol hasta que llegó Muniain, es la referencia en el Alqueries. Juega por amor al arte con la intención de volver a ser quien fue, pero para ello necesita ganas y motivación. La busca en el otro fútbol.