FÚTBOL — Barcelona

«No estar bien con la RFEF nos perjudica»

Un exdirectivo añora el trato que tenían los árbitros con el Barça en la época de Laporta

Actualizado:

Ha sido una semana movida para el Barcelona, tanto en el aspecto deportivo —con los cinco goles de Leo Messi al Leverkusen— como en el institucional, donde la sanción y el expediente informativo abierto a Piqué por su expulsión ante el Sporting aún colean. Dentro de la vorágine de declaraciones que ha provocado la posible sanción del central por sus palabras contra los árbitros, Alfons Godall, vicepresidente del club en la época de Laporta, ha reclamado su cuota de protagonismo.

El exdirectivo, mano derecha de Joan Laporta durante gran parte de su mandato, ha reconocido que tras su llegada al club —que coincidió con las elecciones a la presidencia de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF)— decidieron apostar por Ángel María Villar, algo que, según él, terminó por beneficiar al equipo azulgrana. «Coincidió el inicio de la etapa de Laporta con las elecciones a la Federación Española y recuerdo que en su día Joan Laporta lo tuvo clarísimo, porque como Florentino Pérez apoyaba al candidato Gerardo González, pues entonces al Barça le convenía apoyar a Villar», asegura Godall en declaraciones a La Sexta.

El directivo va incluso más allá y da detalles de cómo ese apoyo —que repercutió en la reelección de Villar— se tradujo en ciertos beneficios para el equipo sobre el terreno de juego. «Pasamos una época de buena relación con la RFEF. Buenas relaciones con las instituciones donde se cocía la designación de árbitros, la competición, la liga de fútbol... Creo que Laporta cultivó mucho las buenas relaciones con estas instituciones y eso nos ayudó», explica, al tiempo que asegura que en la gestión del expresidente «tuvo una actuación decisiva el mandato de Villar».

En ese sentido, Godall cree que la situación ha cambiado mucho desde que Sandro Rosell es máximo mandatario del Barcelona, algo de lo que se han quejado dentro del club en las últimas semanas. El que fuera vicepresidente opina que esa falta de sintonía de la institución con los dirigentes de la Federación les «perjudica en el aspecto deportivo». Según él, el club tiene «que estar al lado de las entidades en las que se ejerce el poder y no darles la espalda».

Las palabras de Godall no han sentado nada bien dentro del club azulgrana, que las ven como un problema añadido a los que ya acumula la institución, muy critica con la labor arbitral en los últimos tiempos. La actual directiva cree que el discurso de Godall no hace más que dar la razón a los que creían que en los últimos años había cierto trato de favor hacia el Barcelona por cosas como el indulto en la Copa tras no presentarse a un partido.