«He dejado atrás los miedos»

Ricky Rubio juega este fin de semana el «All Star» de la NBA, donde enamora con su juego

Actualizado:

«La presión me pudo después del Mundial de Turquía y no quería fallar en el Barcelona. Ahora cometo más errores que en mi segundo año en el Barça, pero aquí los aciertos tapan esos fallos». Slo en dos meses de competición, Ricky Rubio ha olvidado los palos recibidos en su último curso como azulgrana, ha conquistado a la afición de Minnesota y se ha metido al público de la NBA en el bolsillo. «La mejor arma de un jugador es la confianza y ahora la he recuperado», apunta como clave del éxito. Todo ha ido siempre a máxima velocidad en su vida y el español de los Timberwolves se ha adaptado a la mejor liga del mundo con la misma naturalidad que le llevó a figurar como el jugador más joven en debutar en la ACB. Convertido ahora en una de las sensaciones de la temporada al otro lado del Atlántico, el base vive con nerviosismo los días previos al «All Star», donde tiene reservada una plaza en el partido de los novatos que tendrá lugar este fin de semana en el Amway Area de Orlando. «Siempre lo he seguido por televisión, es un espectáculo. Tengo la suerte de que lo podré vivir y voy a disfrutarlo al máximo», explica feliz en una conferencia telefónica en la que estuvo invitado ABC.

«Cuando se anunciaron los nombres de los seleccionados no pude verlo porque viajábamos, pero lo seguí a través de Twitter». Orgulloso de figurar en el equipo que dirigirá una leyenda como Shaquille O'Neal, Ricky Rubio se muestra ilusionado de poder compartir vestuario con Jeremy Lin, el nuevo fenómeno de la NBA. Otro joven al que la fama no se le ha subido a la cabeza. «A pesar del boommediático y de la presión, Lin mantiene su gran nivel», resalta del base de los New York Knicks. El español destaca también las cualidades atacando el aro y la mejoría en el tiro del jugador de origen taiwanés, pero no duda en asegurar que el rival que más le ha llamado la atención desde que emprendió la aventura americana es Derrick Rose, de los Chicago Bulls: «Es increíble».

La llegada de Ricky Rubio ha sido todo un acontecimiento para la franquicia de Minnesota, revalorizada por el jugador de El Masnou. Sus grandes actuaciones no han pasado desapercibidas y su elección para el partido de los novatos supone el mejor reconocimiento. «Cuando decides dar el salto, siempre piensas que todo irá bien. He dejado atrás los miedos y me he adaptado al equipo desde el primer momento», explica como clave de su fulgurante explosión en los Timberwolves. «La confianza del entrenador —añade— también ha ayudado mucho». A pesar de los constantes halagos, saca a relucir su perfeccionismo al reconocer que aún le queda camino por recorrer. Mejorar las finalizaciones de las jugadas y el bote son asignaturas en las que se empeña en progresar.

Sobre los rumores del posible traspaso de Pau Gasol a Minnesota, lo ve muy difícil, aunque reconoce que «sería estupendo» tenerlo en el mismo vestuario. Ricky no se olvida de la selección desde la distancia y tiene en mente los Juegos de Londres, donde también acudirá Estados Unidos con un grupo de jugadores temible.