Ronaldo, en el entramiento con Özil y Adebayor - EFE
real madrid

Cristiano y Xabi, los intocables

Son los seguros de vida del técnico. No entran en la rueda de rotaciones de hoy ante el Levante

TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN
MADRID Actualizado:

El entrenador del Real Madrid solicita los fichajes de un director de juego —Cesc— y un delantero de alto nivel (Rooney, que se sumaría a Adebayor) para acabar la próxima temporada con los talones de Aquiles que acusa la plantilla actual.

El equipo vive ahora los momentos clave de la campaña y Mourinho no puede dar descanso a Cristiano y a Xabi Alonso. No tiene sustitutos de garantía.Ronaldo posee una velocidad y un remate inigualables. Alonso ofrece una inteligencia de juego que el conjunto pierde si el guipuzcoano no está. Sucedió en Pamplona.

Si llegaran esas dos adquisiciones soñadas, ambos también serían titulares, pero todos podrían tener asueto cuando la Liga de Campeones y la Copa exigieran jugar cada tres días. Es la vorágine en la que el club vive actualmente. La Copa costó cinco puntos en Liga y este sábado no puede repetirse el error. Hay que vencer al Levante y reservar fuerzas para el encuentro de Copa de Europa ante el Lyon. El técnico concede vacaciones a Pepe y medita extenderlas a Ozil, Adebayor, Arbeloa y Khedira. No importa. Xabi y Cristiano están en la orquesta. Son los intocables de «Elliot Ness» Mourinho.

El preparador advierte que no se fía un pelo del cuadro valenciano. Le robó dos puntos en la primera vuelta. Realiza cambios porque superar los octavos de final de la «Champions» es el fin para el que fue contratado. Y Benzema, Kaká, Sergio Ramos, Albiol y Lass nunca pueden ser considerados suplentes. La única variación obligada es la de Adán por el sancionado Casillas. Y el portugués ensalza el trabajo del joven guardameta. Su objetivo es acostarse esta noche a dos puntos del Barcelona, que se enfrenta mañana al Athletic.

Por fin, lo blancos tienen la opción de inyectar presión al rival. Hasta ahora, los azulgrana actuaban siempre primero en cada jornada y era el Real Madrid quien vivía una situación que provocaba tensión con el operador televisivo, Jaume Roures. Hay opiniones que postulan que ambos deberían jugar habitualmente a la misma hora.

CR no necesita asueto

Mourinho no se queja de esa batalla psicológica. Y admite que Cristiano juega por otra razón principal: el propio futbolista lo exige. Desea marcar goles sin cesar. Si se queda en el banquillo, sufre. «No necesita descanso», argumenta su inmediato superior. «Salta al campo como si fuera el último momento de su vida», señala Pepe. No hay mejor definición. Lo deja todo en cada enfrentamiento.

El entrenador puede sumar hoy un récord portentoso: nueve años sin perder un encuentro en casa. La victoria del Beira Mar en cancha del Oporto, el 23 de febrero de 2002, fue la última vez que cayó en campo propio. Desde entonces sumó 151 victorias y 28 empates en Oporto, Stamford Bridge (Chelsea), San Siro (Inter) y el Bernabéu. «Lo importante son los títulos, no los récords», apostilla el afectado. «¿De qué me vale empatar ante el Levante?». Ese es Mourinho. Él solo cuenta los 151 triunfos. Únicamente le sirve triunfar.