Contador, ayer, en Barajas - EFE
CICLISMO

El TAS, la amenaza para Contador

Si la UCI y la AMA recurren el fallo ante el implacable Tribunal de Arbitraje, será como empezar de cero

JOSÉ CARLOS J. CARABIAS
MADRID Actualizado:

Absuelto Alberto Contador, feliz el campeón, felices los españoles por la decisión que se adoptó el jueves por la tarde y se rubricó el lunes en un documento que ayer recogieron los abogados del ciclista, afronta ahora el ganador del Tour una sucesión de puertos de un recorrido imprevisible. La reacción más allá de los Pirineos fue inmediata. Tom Boonen, ciclista belga: «Otros en su situación han sido sancionados. ¿Por qué él no?». Travis Tygart, jefe ejecutivo del antidopaje estadounidense: «Es el clásico ejemplo del zorro cuidando del gallinero». No será la presión exterior el peor obstáculo para Contador. Si la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) o la Unión Ciclista Internacional (UCI) recurren al Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS), el español se medirá a un órgano supremo, plenipotenciario en el deporte, implacable para los que han acudido a su corte.

La UCI no quiso valorar la sentencia de la Federación Española y tampoco el AMA se pronunció. «Estudiaremos el dictamen», expresó la UCI en una tarde loca de comunicados, en la que incluso los ganaderos españoles acusaron a Contador de manchar su nombre. No dijo nada la AMA, el organismo que más posibilidades tiene de alterar la felicidad que recibió el ciclista de Pinto. «Sería extraño que no presentase un recurso», se escuchó ayer en el Consejo Superior de Deportes (CSD).

Órgano independiente

El TAS es un órgano de arbitraje que nació en 1984 tutelado por el Comité Olímpico Internacional (COI) y que ha adquirido poso con los años, como el vino. Reconocido como máximo organismo del deporte, dirime cuitas de dopaje y relacionadas con cualquier otro asunto deportivo: contratos, derechos de imagen, conflictos de competencias... Pero, sobre todo, se ha ganado la fama de órgano independiente.

Está compuesto por 231 abogados (20 de África, 52 de América, 25 de Asia, 109 de Europa y 25 de Oceanía) y se rige por un procedimiento democrático. Cada parte en litigio elige a un magistrado para que componga el trío arbitral, y el tercer miembro es potestad del presidente del TAS, el australiano John Coates.

Su penetración en el tejido deportivo internacional se ha plasmado en los estatutos de las diferentes federaciones internacionales. Todas se obligan a ser juzgadas por TAS en caso de conflicto. Y al haber sido aceptado como tal, goza de un potente sello en el ámbito jurídico. Numerosos tribunales suizos no han aceptado recursos de deportistas y federaciones después de una resolución del TAS.

«Es como empezar un caso desde cero. No suele tener en cuenta las resoluciones locales. Llega al fondo de la cuestión. Es imprevisible porque son independientes», cuenta un deportista español que prefiere el anonimato.

Si la AMA presenta recurso, Contador será citado a juicio en la sede del TAS en Lausana en un proceso que los expertos calculan se alargará al menos cuatro meses.