El jugador croata Dado Prso (i) lucha por el el balón con Michel Salgado (d) de la selección española durante el partido amistoso que ambos equipos juegan en el Estadio de Ginebra en Suiza. /EFE
El jugador croata Dado Prso (i) lucha por el el balón con Michel Salgado (d) de la selección española durante el partido amistoso que ambos equipos juegan en el Estadio de Ginebra en Suiza. /EFE

Torres y Pernía devuelven el gol a España en el último amistoso ante Croacia

La selección española ha tenido una buena piedra de toque en el último ensayo antes del Mundial ante Croacia. Los de Aragonés han vencido gracias a un gol de falta del debutante Pernía y a otro

REDACCIÓN | MADRID
Actualizado:

La selección española ha tenido una buena piedra de toque en el último ensayo antes del Mundial ante Croacia. Los de Aragonés han vencido gracias a un gol de falta del debutante Pernía y a otro in-extremis de Fernando Torres (2-1). Los balcánicos se adelantaron en la primera parte con un gol de Pablo en propia puerta, Villa lanzó un tiro al palo y el Niño falló un penalti. La selección ha dominado, sobre todo en la segunda parte con Xavi, Cesc e Iniesta, pero ha desperdiciado oportunidades claras para marcar.

Este marcador permite al cuadro español viajar mañana a Kamen sin conocer la derrota en la era de Luis Aragonés, aunque este hecho y este triunfo no impide que sigan abiertas muchas dudas y que el gol sea la asignatura pendiente. Hasta el momento de la diana del nacionalizado español, que reemplazó en la lista a Asier del Horno, el cuadro de Luis Aragonés había demostrado una sequía más que preocupante, casi agonizante y un juego anodino e impreciso que daba la victoria parcial a Croacia sin merecerlo.

Luis Aragonés ratificó lo esbozado en el entrenamiento de la víspera. Apostó por un 4-4-2 en su versión más 'jugona', con Xabi Alonso y Xavi como conductores y Joaquín y Reyes por las bandas, en detrimento del 4-3-3 y del 'músculo' de Albelda, Senna y Cesc, la que tiene más opciones de actuar contra Ucrania.

Primera parte sin suerte para los españoles

Sin embargo, España volvió a demostrar serios problemas ante el gol y encima la defensa dio alguna que otra facilidad. Bien es verdad que todo se complicó entre la falta de acierto en el remate de Joaquín y la mala fortuna con el autogol del central Pablo poco antes del cuarto de hora de juego, al elevar el balón de cabeza por encima de reina de cabeza en un envío desde la derecha.

Reyes, cuya única acción de mérito fue un disparo colocado que rozó la escuadra derecha de la meta de Pletikosa, y Pernía apenas aportaron nada por la banda izquierda en la primera parte y el juego moría una y otra vez sin solución. Croacia apenas hizo nada. Mostró muy poco, demasiado poco para inquietar a Brasil en el Mundial.

En el descanso, el técnico español dio entrada a Cañizares, Sergio Ramos, Luis García y Fernando Torres por Reina, Míchel Salgado, Reyes y Raúl, respectivamente, en tanto que Modric ocupó la plaza de Robert Kovac en el bando croata, con lo que Tudor bajó al centro de la defensa y modificó la disposición a 4-4-2, otra prueba que quería hacer Zlatko Kranjcar.

Pernía, debut y gol con la selección

Ni mucho menos mejoró el panorama para el cuadro español, porque aunque Luis García comenzó con ambición, fuerza y llegada no fue más que un par de hechos aislados que no descompusieron a los croatas. En cambio sí que cambió la fortuna o el acierto, como se quiera ver. Primero con una felina intervención de Cañizares quien salvó sobre la línea un remate de cabeza de Kranjcar y luego porque Pernía aprovechó -con la ayuda del desvío en la barrera- el primer lanzamiento de falta que tuvo para elevar las tablas al marcador del estadio de Ginebra.

El gol llegó cuando España daba la impresión de que realmente no podía, con Xabi Alonso muy desacertado en el pase y Xavi sin encontrar el punto ni el lugar para dar el pase definitivo a Villa y Torres. El empate dio más alas al cuadro de Aragonés y Croacia apostó por replegarse para sorprender a la contra. España subió la presión y ya dominó con más claridad ante un oponente que bajó con los cambios.

Torres falló un penalti y luego se desquitó

España tuvo su gran opción de encarrilar la victoria con un penalti a los 74 minutos por agarrón a Sergio Ramos. Pletikosa surgió entonces como un muro para detener el lanzamiento de Fernando Torres y el posterior de Luis García a bocajarro.

El cuadro de Luis Aragonés, que luego dio entrada de Iniesta y Cesc, presionó en pos del triunfo y encontró el premio a su insistencia por medio del '9'. Torres, en el descuento, cuando el empate era inevitable ante la falta de acierto, recogió un balón en el área, recortó a la defensa y batió a Pletikosa. Un premio para el esfuerzo del 'Niño' y de todo el equipo y un castigo a la racanería de una Croacia que sí que llega al Mundial tras unos discretos amistosos con malos resultados.