Si todos se ponen de acuerdo...

Actualizado:

El Real Madrid no era líder desde la quinta jornada. Pero más valor que el virtual puesto a estas alturas de temporada tiene la respuesta futbolística que ofrece el equipo en los últimos partidos. No es un milagro. El rendimiento se aproxima a lo que se esperaba cuando se confeccionó esta plantilla. Ni más ni menos.

La irregularidad, la desidia, la falta de concentración en muchas fases de los encuentros que el equipo había dejado patente en semanas anteriores era simplemente producto de una falta de compenetración, de diálogo. No habían llegado a la conclusión de que no había nada real que les impidiera jugar bien todos a una, como Fuenteovejuna.

Eso sucede ahora. Ahora las «pájaras» son cada vez más cortas y la intensidad cada partido, más durarera. Ahora, Hierro ha puesto orden en la defensa y se beneficia del tremendo trabajo que Makelele y Helguera despliegan en la zona ancha. Ahora, el medio campo tiene la compensación justa y más cuando es McManaman quien ocupa la banda izquierda.

Y ahora, ahora, Raúl ya no se ve obligado a ser la referencia ofensiva y así puede ayudar al equipo con su trabajo, sus desmarques, sus movimientos sin balón, su amplio repertorio, en definitiva, que le permiten brillar como el domingo aunque no llegara el gol.

¿Cuanto durará este Madrid? Lo que sus jugadores quieran. Es cuestión de que sigan estando de acuerdo.

Enrique ORTEGO