Red Bull
Automovilismo

Sainz vs. Sainz, el duelo definitivo

Padre e hijo, bicampeón del mundo de rallys y piloto de F1, se miden en una carrera de vértigo sober sendos car-cross

Actualizado:

Carlos Sainz, la leyenda de los rallys, y Carlos Sainz, la sensación de la Fórmula 1, se han medido en unacarrera a bordo de dos car-cross, de 1000cc, 170cv de potencia y apenas 300kgs de peso, en los que han podido exhibir su enorme control y velocidad a los mandos de cualquier artefacto con motor. Y, en el caso del piloto de F1, dejando claro que lleva en su ADN el control de las derrapadas, por más que en su día a día sea una técnica que deba ignorar en pro de la efectividad en el paso por curva.

«Siempre encontramos algún hueco para competir, y cuando lo hacemos es a muerte, aunque con respeto y sin querer hacernos daño», descubre Sainz hijo. «Somos bastante competitivos, nos gusta ganar, da igual que sea ping pong, golf o pilotando, pero sabemos divertirnos cuando competimos», completa el bicampeón de rallys.

«Carlos es un piloto extremadamente rápido, un gran talento. Nunca se deja de aprender, de formar»
Carlos Sainz Sr.

Imbuido en el ambiente de la competición desde niño, el piloto de Fórmula 1 destaca de su progenitor, como piloto, «su talento y atención al detalle». «Sin talento es imposible triunfar. Pero lo que le ha hecho grande son sus ganas de ganar, su perseverancia, saber cómo poner un coche a punto, fijarse hasta el mínimo detalle del coche», explica. El campeón del Dakar identifica varias de esas cualidades en su hijo: «Es un piloto extremadamente rápido, un gran talento. Nunca se deja de aprender, de formar y, para su edad, tiene ya una buena experiencia. Creo que tiene un gran futuro por delante», vaticina.

A bordo de un car-cross la ventaja es para el campeón de rallies, aunque cree que su hijo se ha beneficiado de la experiencia de pilotar estos bólidos: «Son máquinas divertidas y creo que de niño le vino bien para coger sensaciones y un poco de car-control», señala. Su hijo confirma las sensaciones de pilotaje: «En un car-cross vas todo el rato pilotando por ‘feeling’, vas notando en el volante, en el culo, cómo se va yendo la parte de atrás del coche… es muy diferente a lo que yo hago, pero lo disfruto mucho».