Sainz, a la espera del fallo de sus rivales

CARDIFF. Efe
Actualizado:

Carlos Sainz (Ford) arranca hoy en el Rally de Gran Bretaña con remotísimas opciones de proclamarse campeón del mundo. El madrileño es consciente de que conseguirlo es casi un quimera, ya que debería ganar la última prueba del Mundial y esperar el fallo generalizado de los tres rivales que le preceden: el escocés Colin McRae (Ford), el finlandés Tommi Makinen (Mitsibishi) y el inglés Richard Burns (Subaru).

El Mundial, el más apretado de cuantos se recuerdan, llega a su cita decisiva con McRae líder con 42 puntos, uno más que Makinen y dos por delante de Burns. Sainz cuenta con opciones matemáticas, ya que está a nueve puntos del primero. «Mis opciones son muy remotas, pero mientras haya la más mínima posibilidad debo estar preparado para poder aprovecharla», dijo Sainz, que necesita ganar en las carreteras de Gales, que McRae no sume un solo punto, que Makinen no acabe por encima de la quinta plaza y que Burns no supere la sexta.