El alpinista David Lama, en el Himalaya
El alpinista David Lama, en el Himalaya - ATLAS

Recuperados en Canadá los cuerpos de los montañeros Lama, Auer y Roskelly

Los alpinistas, considerados entre los mejores del mundo, desaparecieron el pasado martes

Actualizado:

Los cuerpos de los montañeros austríacos David Lama, Hansjörg Auer y el estadounidense Jess Roskelly fueron recuperados este domingo por las autoridades canadienses en Howse Peak, en el oeste del país.

Los tres montañeros, considerados como entre los mejores del mundo, desaparecieron el pasado martes cuando una avalancha los sorprendió al intenta escalar la cara este de Howse Peak.

Parks Canada, el organismo encargado de la gestión del Parque Nacional Banff donde se localiza Howse Peaks, señaló en un comunicado que «el domingo 21 de abril los cuerpos de los tres alpinistas fueron recuperados».

«Parks Canada extiende nuestras sinceras condolencias a sus familias, amigos y seres queridos», añadió el organismo público.

Las autoridades canadienses no pudieron proceder antes a la recuperación de los restos de los tres alpinistas debido al peligro de nuevas avalanchas y las malas condiciones meteorológicas, con fuertes vientos y precipitación.

Howse Peak es una montaña de 3.395 metros considerada como una de las más difíciles de las Montañas Rocosas canadienses. La ruta este de Howse Peak no fue abierta hasta 1999.

La primera señala de alarma la dio el miércoles el padre de Roskelly, también un conocido alpinista, John Roskelley, cuando su hijo no le contactó, como estaba previsto, el día anterior.

Roskelly advirtió Parks Canada de la falta de comunicación con los alpinistas. El organismo envío ese mismo día un helicóptero a sobrevolar la zona que detectó claras señales de avalanchas y equipo de escalada.

Aunque Parks Canada no lo quiso confirmar a los medios de comunicación, John Roskelly declaró el jueves al periódico «The Spokesman Review» que el personal del helicóptero también avistó el cuerpo de un alpinista.

Roskelley también afirmó al periódico que su hijo, de 36 años de edad, Lama, de 28, y Auer, de 35, «están muertos. No están desaparecidos».