La sociedad Figo-Raúl funcionó ayer a la perfección frente al Málaga. Ignacio Gil

Raúl se sirve del mejor pasador, Figo, para superar los 112 goles de Ziganda

MADRID. Luis Garde/J. A.
Actualizado:

Raúl, con los dos de ayer frente al Málaga, se ha convertido en el máximo goleador en activo de Primera división con 113 goles y deja en un segundo plano al veterano futbolista del Osasuna Ziganda, con 112 (el navarro recogió el testigo que dejó Davor Suker con 113 cuando emigró al fútbol inglés). El delantero madridista, a sus 23 años, ha necesitado 236 partidos, distribuidos en siete temporadas.

Esta campaña ya suma doce tantos y se los ha anotado ante nueve equipos: Valencia (2); Deportivo, Las Pal mas, Osasuna, Rayo Vallecano, Alavés, Zaragoza, Numancia y Málaga (3). Ha logrado siete con su pierna más fuerte, la izquierda; uno con la derecha; y cuatro con la cabeza. Se da la circunstancia de que tres de estos últimos se los ha marcado al guardameta del Málaga Contreras.

El jugador, después del partido del Bernabéu, restó importancia al logro particular y destacó el alcance de este triunfo en la carrera por el título: «Sobre todo estoy contento porque he recuperado el acierto frente a la portería rival. Además, me encuentro mucho mejor que al principio de temporada y me estoy beneficiando del juego del equipo. La Liga no está sentenciada, pero el desenlace de partidos como el del Málaga refuerza nuestra moral».

EL COLABORADOR MÁS PRECISO

Raúl encontró ayer en Figo a su mejor colaborador. Dos precisos centros del portugués fueron rematados por el delantero para sumar una nueva victoria. Y es que Figo, además de sumar la nada despreciable cifra de 6 goles a título particular, se ha convertido en el pasador más eficaz del conjunto blanco. Con los dos gestos de ayer en los que encontró a Raúl, el luso suma nueve pases de gol en Liga: cuatro a Guti (Málaga, Athletic de Bilbao —2— y Las Palmas); tres a Raúl (Málaga); y una a Morientes (Valladolid) y Helguera (Rayo Vallecano).

Figo ayer restó importancia al dato y atribuyó el éxito de su trabajo a la eficacia de los rematadores: «El mérito es más de Raúl que ha sabido culminar las jugadas».