Una rara enfermedad impide a Stoner disputar las tres próximas carreras
AFP Stoner, junto a su esposa y visiblemente cansado durante el Gran Premio de Alemania, hace un mes

Una rara enfermedad impide a Stoner disputar las tres próximas carreras

G. MUÑOZ | MADRID
Actualizado:

Era el hombre llamado a desbancar a Valentino Rossi y ahora corre el riesgo de tener que dejar la moto aparcada por tiempo indefinido. O, en el peor de los casos, definitivamente. Casey Stoner venció con superioridad al italiano en 2007, le puso contra las cuerdas en 2008, y en esta temporada, tras un arranque fulgurante, se ha venido abajo por culpa de una enfermedad que los médicos no terminan de detectar y que, de momento, le apea de su Ducati las próximas tres carreras.

El menudo y simpático australiano hizo una pretemporada espectacular, ganó el primer gran premio del año (Qatar) y, de pronto, se vino abajo de una forma tan evidente como preocupante. Lo peor es que Stoner tenía siempre los mismos síntomas pero cada vez más acusados: empezaba muy fuerte las carreras y terminaba casi en ambulancia, agotado, exhausto, sin fuerzas.

En Ducati se volvían locos buscando explicaciones. Él mismo lo achacaba todo al estrés, a la tensión de la competición, algo que no «colaba» en un tipo que lleva seis años en la elite mundial y que ha ganado 26 grandes premios. Hace un mes, surgió como versión semioficial que sufría una leve anemia complicada con una gastritis. Luego se habló de un virus y ayer mismo se achacaba el bajonazo de Stoner a un problema del sistema nervioso.

El caso es que, de momento, nadie se atreve a ponerle nombre a lo que le pasa a Casey, que a sus 24 años y ocupando el tercer puesto en la clasificación del Mundial de Moto GP se va a perder los tres próximos grandes premios (el de la República Checa, el próximo domingo; Indianapolis, el 30 de agosto, y San Marino, el 6 de septiembre). Eso para empezar, porque, al margen de que ya se despide de cualquier aspiración en este campeonato, los médicos no descartan que el bueno de Casey se pierda lo que resta de temporada.

Lo peor de todo es que los síntomas y la evolución de la enfermedad de Stoner presentan muchas similitudes con la que sufrió Manuel Poggiali, campeón del Mundo en 125 y 250, que tuvo que retirarse en 2007, con 25 años de edad.