Rafael Martínez extiende su dominio en la gimnasia a tres continentes

MANUEL FRÍAS/
Actualizado:

ALMERÍA. Rafael Martínez, el gimnasta llamado a convertirse en una leyenda de este deporte en España, ha amplía su dominio por el planeta. Si el pasado 4 de junio se convirtió en el número uno de Europa, desde ayer lo es del área mediterránea también, es decir, de Europa, Asia y África. El triunfo en Almería parecía lógico dado el nivel que hay aquí, pero el madrileño no quiso que su victoria fuese cómoda, por lo que se empleó a fondo y obtuvo las mejores notas en los ejercicios de suelo (9,525) y paralelas (9,3) y las segundas en potro con arcos (9,25) y anillas (9,275), dejándose llevar un poco en salto (8,825) y barra fija (8,8) para sumar un total de 54,975 puntos.

Triunfo incontestable el suyo. Ya en la primera rotación se puso en cabeza tras el ejercicio de suelo y no soltó esta posición en vista de que su rival más importante en esta final, el francés Arnaud Willig, fue de menos a más en un concurso en el que se vio muy forzado por el acierto del madrileño. Obtuvo una recompensa de 53,650 puntos.

Pero el festival español no se acabó ahí porque Manuel Carballo, el menor de la saga y el hombre también tocado por la varita del acierto en este mes (fue campeón de Europa en paralelas), se hizo con la medalla de bronce. Una pena que perdiera sus opciones a la plata en su ejercicio favorito, las paralelas, el peor de toda su actuación. Para alzarse al podio realizó un sensacional ejercicio en la última rotación, la barra fija, en la que sacó todos los genes de su hermano Jesús para obtener una puntuación de 9,425 que le dio un total de 53,050. Dos madrileños, Rafael Martínez y Manuel Carballo, estuvieron en el podio. El cambio generacional apunta alto.

El concurso femenino finalizó con la honrosa medalla de plata de Tania Gener, plata también en paralelas en el pasado Europeo. La española, que sumó 37,035 puntos, encabezó la general hasta la penúltima rotación, en la barra de equilibrios, en la que la italiana Vanessa Ferrari le adelantó como Schumacher en sus mejores tiempos para culminar con un precioso y casi perfecto ejercicio en suelo, que le dio un total de 37,750. Lenika de Simone falló en su primer ejercicio, en la barra de equilibrios, que le desconcertó. Luego tuvo otro fallo en suelo, que le hizo caer. Acabó quinta (35,275).

Precisamente, con el asunto del resultado de las chicas se ha abierto una pequeña polémica entre la Federación Española de Gimnasia y el Consejo Superior de Deportes. Para La Federación, el bronce por equipos ha sido un buen resultado teniendo en cuenta las bajas de Elena Gómez, Patricia Moreno y Laura Campos. Pero desde el Consejo no se comparte esta opinión y se habla de que no hay base, poniendo el ejemplo del triunfo de los chicos pese a no contar con Gervasio Deferr ni Jesús Carballo.

Baja cosecha de oros

España saldó la jornada con 23 medallas, lo que no está nada mal en cuanto a la cantidad, pero sí en cuanto a la calidad porque el apartado de oros, el que dará el primer puesto al equipo español, sigue un tanto bajo al alcanzar sólo dos ayer, el de Martínez y el de Sara Pérez en natación. Claro que aún quedan serias esperanzas para los españoles en estas dos próximas jornadas en gimnasia masculina y femenina.