Olimpismo

El COE quiere una sucesión de Alejandro Blanco sin sorpresas

Modificará sus Estatutos para que el sustituto del presidente sea alguien afín al movimiento olímpico

Actualizado:

Hace tiempo que Alejandro Blanco anunció que no se presentaría a las próximas elecciones a la presidencia del Comité Olímpico Español (COE). Después de haber llegado al cargo en 2005, el dirigente cree que es momento de dar paso a otra persona que continúe la labor desarrollada durante los últimos quince años. Tres lustros en los que el movimiento olímpico se ha reforzado en España y que busca ahora una figura afín para continuar con ese trabajo.

Una de las obsesiones de Blanco desde su última reelección ha sido la de asegurar que el relevo quede en manos de un hombre del deporte. Por eso, en la anterior modificación de los estatutos dejó sin capacidad de decisión al brazo político del COE y ahora busca ir un poco más allá, para estrechar el círculo de sus posibles sustitutos.

Así, en la modificación diseñada por la última ejecutiva del COE -enviada a todos los miembros de la Asamblea- se introducen dos reglas que endurecen el acceso a la carrera por la sucesión. En una de ellas, se exige «ser miembro del Comité Olímpico Español o haberlo sido en algún momento durante los últimos cuatro años», lo que impediría cualquier candidatura externa al propio COE. Solo las personas que hayan sido parte del organismo desde 2017 podrían acceder al cargo, lo que reduce mucho las posibilidades y sitúa al sucesor de Blanco entre su círculo más cercano.

Cinco años de experiencia

En segundo lugar, la ejecutiva decidió ampliar la experiencia del candidato dentro del movimiento olímpico. Será requisito «haber sido miembro del Comité Olímpico Español durante un periodo de, al menos, cinco años consecutivos o no», explica la norma modificada, que antes solo exigía tres años en ese apartado. Este cambio dejaría fuera cualquier candidatura de un deportista de élite que, recién retirado, decidiera ponerse al frente del COE. Por ejemplo, Pau Gasol, cuya carrera enfila su final y cuya figura podría concentrar muchos apoyos en el entorno olímpico.

Fuentes internas del Comité Olímpico confirmaron ayer a ABC estos cambios y aseguraron que las modificaciones propuestas buscan únicamente fortalecer al organismo y fomentar la independencia del mismo. Es la misma versión que la reflejada en la carta enviada a los miembros de la Asamblea en la que el propio Alejandro Blanco les insta a apoyar la decisión de la ejecutiva.

Elecciones tras Tokio 2020

La votación para aprobar el cambio de los Estatutos será el próximo 29 de mayo durante la Asamblea Extraordinaria que tendrá lugar en Madrid. Hasta el 11 de abril hay tiempo para presentar enmiendas a un texto que tiene toda la pinta de salir adelante con la mayoría de los votos.

Aunque aún es pronto, entre los principales candidatos para suceder a Blanco aparece el nombre de Paco Blázquez, presidente de la federación de balonmano y uno de los miembros más afines al actual responsable del COE. Las elecciones están previstas para 2021, meses después de la celebración de los Juegos de Tokio, que serán los cuartos de Alejandro Blanco al frente del olimpismo español.