Gimnasia

Quereda, una doctora para la rítmica nacional

La exgimnasta asume el mando de la selección española para tratar de devolver al equipo a su nivel de Río 2016

Actualizado:

Después dejar a un lado las mazas y las cintas tras el éxito cosechado en Río, Alejandra Quereda se había dedicado en cuerpo y alma a su otra pasión. Porque además de la gimnasia rítmica, la alicantina había compaginado buena parte de sus años como deportista a la medicina. Carrera que estaba a punto de acabar y que una llamada de Jesús Carballo, presidente de la federación, ha aplazado ‘sine die’. «Si todo va bien, en junio del próximo año seré médico, pero no sé cuándo podré hacer el MIR», reconocía ayer Quereda tras aceptar el puesto de seleccionadora nacional. Ha aplazado su sueño, por otro.

Los malos resultados del equipo español en el último Mundial confirmaban lo que Carballo venía barruntando. Había que dar un golpe de timón a la rítmica española y fue entonces cuando surgió el nombre de Quereda. A sus 26 años, la exgimnasta se convierte en la seleccionadora más joven. Una líder que busca la perfección en todo. «Es un cambio radical en mi vida. Nunca lo hubiera imaginado. La rítmica ha sido y sigue siendo mi vida y por eso acepto este reto. Quiero liderar este nuevo proyecto para intentar mejorar los resultados y lograr un equipo unido para luchar por una plaza en los Juegos de París», explicaba la española, aportando un punto de realismo. Porque la actual situación del equipo obliga a ser prudentes con el futuro más próximo. «Sabemos que Tokio 2020 está en nuestro camino, pero será muy complicado lograr ahí una plaza. Por eso nos marcamos un objetivo a largo plazo», señaló la nueva responsable.

Un grupo numeroso

La idea de Quereda es dar un vuelco radical a la forma en la que se estaban haciendo las cosas hasta el momento. Dejar atrás la idea de trabajar con dos o tres gimnastas y hacerlo con un grupo más numeroso para que la competitividad interna fomente la calidad del equipo.

«Lo primero que tenemos que hacer es estructurar la gimnasia rítmica. Crear una escuela propia, que nos dará más garantías», apuntaba ayer el presidente de la federación. Un Carballo feliz por darle el mando del equipo a una de las leyendas de este deporte en España. Porque además de medallista olímpica en Río, Quereda ha sido capitana del equipo desde 2010, bicampeona del mundo en mazas, bronce mundial por equipos y, junto a Sandra Aguilar, la gimnasta española más laureada de la historia. Además, hace dos años fue distinguida con la Medalla de Plata de la Real Orden del Mérito Deportivo por su fantasía sobre la pista. Filigranas que ahora quiere inculcar a las nuevas generaciones.