Pyeongchang 2018El reto de volver a brillar sobre la nieve y el hielo

España prepara con mimo la cita olímpica, donde aspira a ganar una medalla 26 años después de la última

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Luce el sol en Madrid, pero nieva, de algún modo, en la sede del Comité Olímpico Español, donde ayer se concentró el grueso del equipo nacional que acudirá a Pyeongchang 2018, que no es una cita más para España. Después de pasar desapercibido en los Juegos de Invierno durante años, el país afronta esta cita con esperanza y serias opciones de volver a subir de nuevo al podio 26 años después de que Blanca Fernández Ochoa lograra un bronce en Albertville 1992.

«Queremos conseguir que la gente deje de pensar en España solo como un país de sol y que sepa que también existe el frío. La nieve y el hielo. Ese mensaje ya lo lanzamos durante el Mundial de Sierra Nevada y en Pyeongchang queremos dar un paso más. El deporte de invierno existe y por eso vamos a ir a los Juegos a competir y no solo a participar», afirma a ABC Lucas Eguibar, subcampeón del mundo de snowboard y aspirante a subir al podio en la cita coreana.

El deportista vasco es uno de los referentes del equipo nacional que representará a España en los Juegos de 2018 el próximo mes de febrero. Junto a él habrá otros rostros conocidos como el de Javier Fernández, Queralt Castellet, Regino Hernández o Ander Mirambell. Deportistas que irán a Corea del Sur con el objetivo de medirse a los mejores del mundo en busca de un metal que engorde el maltrecho medallero español en los Juegos de Invierno. « Mi objetivo es ir a por el oro y no lo escondo. Ese deseo es fruto del trabajo y de los resultados y pienso que para conseguirlo hay que creer en ello», apunta Eguibar, uno de los favoritos en la prueba de snowboard cross.

El vasco, plata individual y por equipos en el Mundial de Sierra Nevada, tendrá de nuevo como compañero a Regino Hernández, que mira a los Juegos como una oportunidad para enganchar al gran público a la nieve y el hielo. «Necesitamos que sea un buen año y que consigamos buenos resultados para que la gente se aficione a los deportes de invierno. Igual que pasó antes con la Fórmula 1 y Alonso, tenemos que lograr ahora un gran éxito que atraiga a los aficionados hasta nuestro deporte y estoy seguro de que podemos conseguirlo», reflexiona para este diario el ceutí.

Un equipo ambicioso

«Creo que Pyeongchang va a dar mucho al deporte español», señaló ayer Alejandro Blanco, presidente del COE. El dirigente es optimista con las opciones nacionales en Corea, donde España enviará un equipo menos numeroso que a Sochi 2014, pero con mucha más ambición y calidad.

Mañana se pondrá en marcha la cuenta atrás de 100 días para que brille el fuego olímpico en el estadio de Pyeongchang, pero no será hasta principios de enero cuando se conozca de manera oficial la lista definitiva de integrantes de la expedición española. La realidad habla de opciones de subir al podio en tres o cuatro disciplinas, por lo que el relevo de los hermanos Fernández-Ochoa (únicos medallistas hasta ahora para España en unos Juegos de Invierno con el oro de Paquito en Sapporo 1972 y el bronce de Blanca en Albertville 1992) está casi asegurado.

El patinador Javier Fernández (campeón del mundo en 2015 y 2016) y los «riders»Lucas Eguibar y Regino Hernández (plata en el Mundial del año pasado) son los grandes aspirantes a rellenar ese hueco histórico para España, que quiere dar el salto y volver a brillar sobre la nieve y el hielo.

Un éxito con el que sueñan la docena larga de deportistas españoles que, repartidos por el mundo, entrenan cada día con ese objetivo. «Parece que por estar lejos estamos un poco desconectados del país, pero no es así. Trabajamos mucho y esperamos que eso se vea reflejado en los Juegos. Ojalá algún día podamos regresar, preparar los campeonatos en España y ayudar a que otros sigan el camino», desea la patinadora Sara Hurtado a ABC.