Un puñetazo de autoridad...

Actualizado:

Tiene razón Cañizares. Entre su Valencia y este Real Madrid existe una abismal diferencia futbolística. El contraste radica en la calidad individual de los jugadores de uno y otro equipo. Si alguien tenía alguna duda al respecto ayer quedó lacrado en Mestalla.

Por mucho que en el club blanco no se quisiera dar máxima trascendencia a este partido, sí la tenía. Era el momento marcado en el calendario para que el equipo de Vicente del Bosque diera un puñetazo de autoridad sobre un campo, que demostrara su poderío ante un rival cualificado, dentro de sus limitaciones técnicas.

Y lo hizo. Más allá del resultado, mantuvo un alto nivel de juego y no especuló ni siquiera con el empate. La ausencia de Morientes le alejó unos metros del área contraria y le obligó a elaborar más las jugadas de ataque. No fue tan directo como en los últimos partidos, pero en la segunda parte, con la posesión intransferible del balón, jugó siempre en campo contrario y ofreció la imagen de la seguridad hecha equipo de fútbol. Cada partido que pasa este equipo tiene más personalidad. Asume la que tienen sus hombres más representativos: Hierro, Roberto Carlos, Figo, Raúl... y Helguera. Sí, Helguera. Este hombre juega cada vez mejor al fútbol y aunque tengo mis dudas sobre si la posición de medio izquierda es la más adecuada a sus condiciones, ayer se soltó un señor partido. Le sobran desparpajo y fuerza.

Enrique ORTEGO