Proyectos de estrella para 2016

Proyectos de estrella para 2016

JOSÉ PABLO GONZÁLEZ | MADRID
Actualizado:

El deporte español transita por un presente absolutamente brillante en una gran cantidad de disciplinas. El fútbol, el deporte más seguido a nivel mundial por excelencia, destaca como una de las especialidades de marca española.

La selección, por fin, encauzó una buena racha y consiguió, en 2008, el triunfo en la Eurocopa. Por otro lado, Pau Gasol y compañía han conseguido que en este país, tal y como pidió Pepu Hernández, se hablara de baloncesto. Y para ello tuvieron que enganchar el oro en el Mundial de Japón (2006) con el subcampeonato olímpico y la victoria en el Eurobasket de Polonia de este verano. Eso, de aperitivo, porque lo que viene después no defrauda.

Rafa Nadal en tenis; Contador, Valverde, Sastre, Samuel Sánchez, en ciclismo; las chicas de la sincronizada; todos ellos son absolutos dominadores de sus respectivos deportes. Lo que ocurre es que, salvo rara excepción, estos deportistas, que tantas alegrías han dado a los aficionados españoles, no serán los representantes en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Sin embargo, el futuro no deja de ser alentador. Ya se atisban en el horizonte nombres y apellidos para el futuro del deporte español. Aunque la Asamblea del Comité Olímpico Internacional (COI) no concedió los Juegos a Madrid en 2016, el deporte español mantiene las bases de una cantera prolífica. Éstos y otros deportistas pueden ser estrellas en Río 2016.

Ricky Rubio es la apuesta. A sus 18 años forma parte ya del equipo nacional de «basket» campeón del oro europeo. Tiene previsto marcharse a la NBA en dos años y allí convertirse en uno de los mejores bases del momento. Ricky será, a priori, el buque insignia del combinado nacional de cara a la cita de 2016. Pero, por si fuera poco, el nuevo jugador del Barcelona estará acompañado de un equipo competitivo. Hasta siete medallas se han conseguido durante este verano en las distintas categorías inferiores nacionales, entre chicos y chicas.

Gavaldá, la novedad. Alberto viene pisando fuerte desde pequeño. A sus 16 años, el zaragozano ya posee el récord nacional de los 200 metros de las categorías juvenil y júnior, con una marca de 21.37 segundos. El joven atleta, que llegaría a la cita olímpica con 23 años, hace presagiar que el atletismo español puede empezar a contar con una figura importante para la velocidad mundial.

Belmonte, a confirmar. La nadadora catalana de 18 años sorprendió en 2008, en el Campeonato de Europa de Eindhoven, cuando consiguió la medalla de oro en los 200 metros estilos y el bronce en 200 mariposa. Los Juegos de Pekín no dejaron una actuación demasiado satisfactoria, pero Mireia será un valor en alza en los próximos siete años.

Cienfuegos, a lanzarse. Es el actual plusmarquista mundial júnior con un lanzamiento de martillo de 82.97 metros. A sus 19 años, Javier estuvo en el Mundial de Berlín para empaparse de competición, y en 2016 estará en el mejor momento de su carrera. El deporte español, con algunas píldoras de éxito aseguradas, debe prometer mejorar el registro de medallas que se consiguiera en Barcelona en 1992. Río, dentro de siete años, lo constatará.