«Ser presidente del Madrid es más importante que ser ministro»

MADRID. ABC
Actualizado:

El desaparecido Ramón Mendoza se distinguió por su ingenio y sentido del humor, como ponen de manifiesto las frases que pronunció durante los años en que presidió el Real Madrid.

«Bernabéu se tiraba 200 días en Santa Pola y nadie le decía nada, pero yo no puedo irme cinco días al Caribe» (3 de marzo 1991).

«Yo soy potente, no prepotente.Cubrí mi cuota de vanidad cuando llegué al cargo y ganamos el primer título de Liga» (10 de mayo 1993).

«Llegué rico al Madrid y me iré igual» (10 de mayo 1993).

«Condenar a Butragueño es como quemar la bandera de España» (17 de octubre 1993).

«El futuro del Madrid es vital, puede llegar gente con 100 millones pero ser tontos» (23 de octubre 1993).

«Yo no puedo designar un heredero porque los testamentos en el fútbol están prohibidos» (31 de enero 1994).

«El Madrid está en condiciones de pagar al año 500 ó 600 millones para amortizar la deuda en seis o siete años» (31 de enero 1994)

«Gaspart es un monstruo del fútbol, que se transforma en lo que es, un caballero, en la vida cotidiana (31 de enero 1994).

«Ser presidente del Madrid es más importante que ser Ministro» (2 de mayo 1994).

«En España no se va nadie nunca a tiempo, o nos echan con agua caliente, o tenemos que morirnos» (19 de noviembre 1995).

«La diferencia entre Felipe González y yo es que yo me he adelantado a mi óbito» (19 de noviembre 1995).

«El Madrid es el equipo de España. En un Estado federal seríamos un desastre» (19 de noviembre 1995).

«Un club tiene que ser presidencialista al cien por cien y sometido a mando único» (19 de noviembre 1995).

«El Madrid no sólo es más que un club, sino que es más que una nación» (19 de noviembre 1995).

«La “Quinta del Buitre” es lo mejor que me ha pasado en once años. Se quedaron cobrando la mitad de lo que hubieran ganado en Italia» (21 de noviembre 1995)

«Aquí no ha habido Brutos, sino precipitados. No me ha echado nadie, me he ido yo hastiado y aburrido» (21 de noviembre 1995).

«He intentado pacificar el Madrid, pero eso era como arar en el mar. Es mejor que haya un muerto a diez heridos» (21 de noviembre 1995).

«Terminó mi funeral. Amén» (21 de noviembre 1995).