Publirreportaje

El nuevo panorama mejora el deporte de élite español

Actualizado:

Hay muchos deportistas y clubes patrios que han conseguido que el éxito del deporte español sea una realidad en muchas disciplinas, sin embargo aún queda mucho camino por recorrer en este ámbito como nos comentan desde At-Madrid.es. Por esta razón, la Asociación del Deporte Español encargó, a la consultora Deloitte, la mayor firma española de servicios profesionales, un informe sobre los modelos de deporte de alto nivel, para, de este modo, diagnosticar el grado de madurez que tiene el deporte español, comparar los resultados obtenidos con los de otros países y determinar las áreas en que puede mejorar el modelo vigente con una serie de acciones necesarias.

Para realizar este informe, los criterios utilizados fueron, entre otros, el soporte federado de los países, la innovación en el deporte y el medallero olímpico centrándose en cifras de las últimas cinco Olimpiadas. En base a los parámetros expuestos, los países elegidos fueron, con escasas excepciones, europeos: Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Dinamarca, Bélgica, Nueva Zelanda, Australia y Canadá.

La información se obtuvo de fuentes públicas y privadas, así como de informes y trabajos llevados a cabo por la Red Global de Deloitte y entrevistas con los principales agentes deportivos.

El contenido del análisis se concretó en cinco dimensiones básicas: rendimiento deportivo, para medir la actuación de España en competiciones internacionales, tanto de ámbito olímpico y no olímpico, como en deporte adaptado, estructura financiera para valorar el sistema de distribución de fondos al deporte y la generación de recursos de las organizaciones deportivas, gestión organizativa para reflejar la estructura de gobernanza y el nivel de desarrollo normativo, estratégico y fiscal en torno al deporte de alto nivel, ayudas - integración social estudio de la política de las organizaciones deportivas estatales, en lo referente a la protección y acompañamiento al deportista de alto nivel, desarrollo deportivo para mostrar el grado de desarrollo deportivo alcanzado por deportistas federados de todos los niveles, la salud de los clubes, así como las estrategias de eventos e I+D+i.

Puede señalarse que, en cuanto al grado de madurez en los factores señalados, la tendencia fue que España obtenía una puntuación baja, en comparación al resto de países, diagnosticándose varias disfuncionalidades, como las siguientes: unas tendencias negativas del rendimiento en deporte adaptado y en el medallero en los campeonatos del mundo de Federaciones no olímpicas ; una estructura financiera global fundamentada en subvenciones públicas y recursos propios, en descenso en la última década; bastante que mejorar en capacidad de financiación por publicidad y patrocinio, así como otras vías de financiación (retorno de apuestas, lotería…); ausencia de un plan estratégico que integre a los agentes a nivel global; elevada fiscalidad deportiva comparada con el Top 5 de países.

Así, por ejemplo, en rendimiento deportivo, España consiguió la segunda peor puntuación, solo por detrás de Bélgica, con un 31% siendo el país con mejor valoración, un 63%, los Países Bajos, teniendo la peor ratio de medalla por millón de habitantes, que, además, en cuanto a participantes, se ha reducido en los últimos Juegos Olímpicos y muy considerablemente en Juegos Paralímpicos. Asimismo, valorando la apuesta estatal por el deporte de alto nivel según la población y riqueza de cada país, España representa la peor financiación estatal relativa al deporte de alto rendimiento, situándose en 2016 con un ratio de 2,40€ por habitante, muy lejos de la media de 8,65 € de Nueva Zelanda.

En base a los datos obtenidos y a las entrevistas realizadas, para mejorar la situación española, el informe propone 62 medidas, 24 de las cuales con consideración TOP. Las cuatro iniciativas con un mayor rango TOP son: establecer un nuevo modelo legislativo que renueve y aumente los niveles de transparencia y gobernanza de los agentes del deporte federado; reconocer a los deportistas de élite como profesionales (para, así, obtener un régimen más favorable de Seguridad Social); incorporar nuevas tecnologías y Big Data para mejorar la oferta de contenidos y aumentar los ingresos por competiciones deportivas; implantar análisis de medición del retorno del patrocinio deportivo es decir, evaluar el retorno económico y social que los patrocinadores, actuales y potenciales, pueden obtener mediante acuerdos con los agentes del deporte federado.

En total de las iniciativas propuestas, 24 estaban relacionadas con el campo de la estructura financiera, 15 con el de ayudas – integración social, 12 con el de desarrollo deportivo y 11 con el de gestión organizativa. Un conjunto de medidas que, sin duda, beneficiarían el conjunto de nuestro deporte, a las que habría que añadir otro tipo de análisis popular, en el que se valorase la posible desafección de los ciudadanos españoles por los problemas de rendimiento de su modelo normativo-financiero para los deportistas de élite los ingleses, por ejemplo, se apasionan por el fútbol inglés y las apuestas