La plata fue para los españoles
La plata fue para los españoles - EFE

Mundial de PiragüismoCraviotto, Arévalo, Walz y Germade, plata en K4 500 metros

Actualizado:

Los piragüistas españoles Saúl Craviotto, Carlos Arévalo, Marcus Cooper Walz y Rodrigo Germade obtuvieron este domingo la medalla de plata en la prueba de K2 500 metros durante el Campeonato del Mundo, disputado en Szeged (Hungría), mientras que sus compatriotas Paco Cubelos e Iñigo Peña lograron el mismo botín en K2 1.000, y así ambas embarcaciones reservaron billete --otorgada al país-- para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Así, la primera alegría para la delegación española llegó con el talaverano Cubelos y el guipuzcoano Peña proclamándose subcampeones del mundo, firmando la sexta medalla rojigualda en esta cita por aguas húngaras. Gracias a un tiempo final de 3:21.79, Cubelos y Peña repitieron medalla, tras haberla conquistado en la localidad lusa de Montemor O Velho durante el Mundial de 2018.

Para lograrlo, fueron de menos a más mientras perseguían a los alemanes Max Hoff y Jacob Schopf, poniéndose incluso a 1.33 de distancia en la penúltima referencia cronometrada. Pese al empuje, el dúo germano amarró el oro en 3:20.53; el bronce se lo llevaron los franceses Cyrille Carré y Étienne Hubert, al concluir la carrera en 3:22.96.

En la prueba de C1 200 metros, Sete Benavides rozó el podio aunque tuvo que conformarse con la cuarta posición al terminar en 40.79. Con ello se quedó a 1.43 del flamante campeón, el lituano Henrikas Zustautas (39.36). La plata fue para el bielorruso Artsem Kozyr (40.08) y el bronce se lo adjudicó el georgiano Zaza Nadiradze (40.24).

Similar suerte que Benavides corrieron justo a continuación Juan Oriyés y Daniel Abad en K2 200, siendo quintos con un crono de 33.42 y sin cazar presea. Los rusos Yurii Postrigai y Alexander Dyachenko se colgaron el oro (33.05), los polacos Piotr Mazur y Bartosz Grabowski se embolsaron la plata (33.10), y los húngaros Mark Balaska y Levente Apagyi hicieron lo propio con el bronce (33.30).

Para la representación española, el siguiente foco apuntó hacia el C4 500 de Mohssine Moutahir, Pablo Martínez, Ignacio Calvo y David Fernández. Sin embargo, este cuarteto navegó lejos de la parte cabecera, hasta ser sexto (1:39.25); el oro fue de Rusia (1:34.69), la plata de Alemania (1:35.83) y el bronce de Bielorrusia (1:37.14).

No obstante, el broche a la competición para España se dispuso con la segunda medalla de la jornada, séptima en total para el palmarés de Szeged 2019. Y llevó la rúbrica de Craviotto, Arévalo, Walz y Germade en una carrera de órdago, liderando por momentos aunque viéndose superados en última instancia por los alemanes Tom Liebscher, Ronald Rauhe, Max Rendschmidt y Max Lemke.

El oro con acento germano se certificó en 1:19.26 y la plata española en 1:19.77, con los eslovacos Erik Vlcek, Adam Botek, Csaba Zalka y Samuel Balaz ganando la medalla de bronce con un tiempo en meta de 1:20.96, aventajando por escaso margen al cuarteto ruso (1:21.00).