Wanjiru celebrando su victoria en los Juegos Olímpicos de Pekín - AP
ATLETISMO

El campeón olímpico Samuel Wanjiru fallece tras un aparente suicidio

Medalla de oro en Pekín 2008, el keniano falleció tras saltar desde el balcón del último piso de su casa

NAIROBI Actualizado:

Del glamour de las medallas, a la miseria de un aparente suicidio. El campeón olímpico de maratón en los Juegos de Pekín 2008, el keniano Samuel Wanjiru, falleció esta madrugada tras saltar desde el balcón del último piso de su casa, situada en la localidad de Nyahururu, según precisó a ABC el portavoz de la Policía local, Jasper Ombati.

Ombati señaló que, poco antes de arrojarse al vacío, Wanjiru había mantenido una fuerte discusión con su esposa, Triza Njeri, por lo que se ha abierto una investigación para determinar los detalles del caso.

Verdadero símbolo del país, la polémica parecía acompañar en los últimos meses a la figura del atleta africano, quien no había vuelto a ser el mismo desde que, en el maratón de Londres de 2009, lograra su mejor marca personal: 2:05:10.

No en vano, desde principios de año, el “hijo del viento keniano” se encontraba a las puertas de una causa pendiente con la Justicia por el presunto intento del asesinato de su esposa.

Los hechos se remontan a la madrugada del pasado 30 de diciembre, cuando el maratoniano -en evidente estado de embriaguez- amenazó presuntamente a su mujer con un rifle AK 47 (sin licencia), tras haber agredido previamente al guardia de seguridad.

Sin embargo, la causa ha sido aplazadas sin fecha indefinida en numerosas ocasiones, después de que el ex plusmarquista mundial adujera problemas físicos para asistir a la vista.

A través de su abogado, el atleta envió un comunicado a la corte Nyahururu en el que aseguraba que se encuentra encamado debido a las lesiones que sufrió en un accidente de tráfico hace dos semanas.

Un juicio y unas lesiones -reales o ficticias- que palidecen el recuerdo y la gloria, del último juguete roto del atletismo keniano.