Deporte extremo

«Mientras agonizaba de dolor me dije que no saltaría nunca más»

Dos años después de su pavoroso accidente en Las Ventas, el rider Christian Meyer vuelve a Madrid con Nitro Circus, uno de los grandes eventos mundiales de deporte extremo

Actualizado:

Uno de los mayores espéctaculos mundiales de deporte extremo, el Nitro Circus, aterriza la semana próxima en España en un escenario imponente: el Wanda Metropolitano de Madrid (22 de junio). Travis Pastrana, leyenda del motocross y el freestyle, está al frente de este monumental show. El estadounidense es el protagonista del programa de televisión de la MTV con el mismo nombre que ha derivado en este tour mundial que el año pasado, por ejemplo, logró llenar el el O2 Arena de Londres.

El espectáculo se presenta como una suerte de «Pastrana y amigos», donde pilotos igual de locos como el excampeón mundial realizan acrobacias y trucos en aparatos tan dispares como motos, BMX o incluso patinetes. Y a esta cita está invitado un rider español, el alicantino Christian Meyer, que no solo es actor principal, sino un gran apasionado del show: «Los aficionados que acudan a los estadio se van a encontrar muchas sorpresas. Ni siquiera yo las conozco todas. Es un evento lleno de adrenalina, algo único». Sí está confirmada «Giganta», la enorme rampa gracias a la que los riders saldrán disparados hasta cinco pisos de altura.

Pese a contar con solo 22 años Meyer tiene el pasaporte lleno de viajar alrededor del mundo haciendo este tipo de shows. De pequeño se inició en el motocross tradicional, pero pronto se dio cuenta de que disfrutaba más intentando saltando rampas con la moto que simplemente compitiendo contra otros.

En Argentina, donde vivió dos años, perfeccionó su técnica, y de ahí dio el salto a Estados Unidos, donde entrenó codo con codo con algunos de los mejores riders del momento, como Ronnie Redder y Robbie Maddison.

Siempre en busca del mejor truco, regresa a España, donde hace dos años alcanzó notoriedad de la peor manera. Durante una competición en la Plaza de Toros de Las Ventas sufrió un pavoroso accidente al intentar un doble back-flip al comienzo de su actuación. Meyer perdió el equilibrio y aterrizó sin control. Se quedó inmóvil, desmayado. Todo el público enmudeció. «Aquel fue el único momento, mientras agonizaba de dolor, en el que me dije que no quería saltar nunca más».

Meyer salvó el trance con un traumatismo de tórax que le mantuvo casi un mes en el hospital. Aquello fue en julio, y en octubre ya estaba compitiendo de nuevo. «Supongo que el hecho de estar en Madrid hizo que quisiera darlo todo y me pudiera más el corazón que la cabeza. Pero los que no arriesgan no ganan y era el momento de hacer ese salto». Puerta grande o enfermería, ya se sabe.

Meyer no deja de ser un elegido, porque muy pocos pilotos en el mundo tienen la oportunidad de ser parte de eventos de este tipo. A él, lo que más le alegra es compartirlo con Travis Pastrana. Y se sorprende cuando se le dice que en España no es alguien tan conocido: «¿Cómo que no es conocido? Pastrana es una leyenda en España y en el mundo entero. Es un auténtico crack, una persona humilde y atenta. Al margen, claro, de todo lo que hecho como piloto».

El punto de locura le sale de nuevo a Meyer cerca de la despedida, cuando se le pregunta por su afición a la música. Habla del rap con la misma pasión que de las motos, e incluso se lanza a cantar. «Eres la crema, yo te como pa' la cena», recita en homenaje a Legarda, un youtuber y rapero colombiano asesinado en febrero por una bala perdida. No descarta dirigir sus pasos por ese camino en el futuro, aunque lo más inmediato es hacer disfrutar a los miles de aficionados que irán a verle saltar: «Que no se lo pierdan. Van a ser dos días épicos».