Maldita barra

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

POR MANUEL FRÍAS

ENVIADO ESPECIAL

PEKÍN. «Los fallos que hemos tenido en barra son los que nos han hecho no entrar en la final. En el resto de los ejercicios hemos tenido algún fallo puntual, pero como se eliminaba la peor nota, no ha pasado nada. La barra nos ha costado más de cuatro puntos», sentenciaba por la mañana el seleccionador Álvaro Montesinos, dando por hecho la no clasificación del equipo español a la final, pese a que aún quedaban dos subdivisiones más por competir.

Pero aunque él no lo hubiese querido, acertó en la predicción ya que España sumó un total de 357,925 puntos y el octavo equipo que entró en la final, Rumania, obtuvo 359,350 puntos.

El primero en fallar fue Sergio Muñoz, quien después de realizar un ejercicio correcto, le dio demasiada fuerza a las vueltas previas a la salida, que le hizo salir desequilibrado en el vuelo final para aterrizar mal en la colchoneta. Tanto, que en vez de dar el típico paso adelante tuvo que dar una voltereta completa. Demasiado ostentoso su fallo.

Después de un buen ejercicio de Iván San Miguel que parecía tranquilizar al equipo salió Manuel Carballo quien, primero, se cayó de la barra en mitad del ejercicio y, después, aterrizó de rodillas al final.

Montesinos aclaró que el primer error de Manuel Carballo no fue el mismo que el cometido por su hermano Jesús en Atenas, aunque la maldición de este aparato sigue estando presente en la alta competición para los españoles porque «en los entrenamientos les estaba saliendo bien. Pero así es la gimnasia», dijo.

Dominio total del equipo chino con su estrella Yang Wei, seguido por este orden de Japón, Rusia, Corea, Alemania, Estados Unidos, Francia y la mencionada Rumania, que disputarán la final.

Rafa, Deferr y Botella

Habrá tres españoles en las finales individuales. Rafa Martínez, en el concurso general, Gervasio Deferr, en suelo, e Isaac Botella, en salto, serán las opciones a medalla del equipo masculino español.

De los tres, en principio el que más opciones tiene es Gervasio Deferr puesto que su nota de 15,825 únicamente fue superada por el rumano Dragulescu (15,925) y por el brasileño Hypólito (15,950), quien compite únicamente en este ejercicio, lo que le da una mayor ventaja ante sus rivales.

Podía haber estado también Rafa Martínez en esta final, mal puntuado en opinión de todos los miembros de la delegación española. «Estaba claro que los jueces no querían a dos españoles en la final de suelo. Me alegro por Gervi, pero creo que he hecho un ejercicio mejor que el suyo. Si no para superarle, sí para hacer una buena nota, y no me la han dado», dijo enfadado tras la competición.

Botella, que estuvo en la final de suelo del Mundial de 2006 y en la de salto de 2207, pasó con la octava nota pero dice que eso no significa nada: «Voy a intentar en estos días asegurar los dos saltos». El primero que hace es un mortal atrás con dos giros y medio y el segundo un mortal adelante con dos giros. «Cada salto puede durar cinco segundos. En esos cinco segundos puedes caerte, puedes clavar, puedes dar un paso, cualquier cosa».

Rafa Martínez disputará el jueves la final del concurso completo, Deferr el domingo la de suelo y Botella el lunes 18 la de salto. Montesinos añadió que «el equipo está ahora con menos presión» y que los finalistas presentarán un mejor tono en la final «porque ya solo trabajaremos los ejercicios específicos, hay tiempo para trabajar y para pulir las imperfecciones que tengan».