«El Madrid ha superado una prueba con nota alta», afirma Valdano

MADRID. Rafael Marichalar
Actualizado:

El Málaga no era equipo para despreciar ni mucho menos. Y en las fases del juego y el marcador, quedó claro. Para Jorge Valdano «el partido entró en una situación que obligó al Madrid a someterse a una prueba que ha resuelto con nota alta». Es decir, que el equipo de Del Bosque dio la talla cuando el Málaga amenaba. Emilio Butragueño resaltó el «buen segundo tiempo nuestro, muy superior a lo que se hizo antes. Y está claro que el juego de Raúl y Figo es determinante para el equipo». Comentó Di Stéfano que Butragueño, «qué falso el tipo», le había deseado «buena suerte» al presidente del Málaga, Fernando Puche. antes del partido. Conociendo a Butragueño, no fue más que una manera de ser elegante.

A Florentino Pérez le salen las cuentas redondas. Se reúne con 1.200 peñas ayer por la mañana en un acto que «resultó fantástico», lo de la Ciudad Deportiva «va bien», el equipo mantiene las distancias y «todo es para sentirse satisfecho». Añádase que ayer se vendieron todas las entradas, hubo 70.000 espectadores (las butacas vacías eran de abonados que no fueron al partido) y una recaudación de 70 millones. Sólo una contrariedad de última hora: la sanción a Figo por un partido que el presidente «resuelve» de esta forma: «Así tiene más tiempo para estar descansado contra el Barcelona»...

La ministra de Sanidad, Celia Villalobos, malagueña, vino a ver ganar a los suyos y «cuando menos hemos merecido el empate. Hubiera sido lo más justo». A Miguel Ángel Arroyo, portavoz de la directiva blanca, no le gustó la actuación del árbitro, pues «ha estado muy mal y de manera innecesaria». Otros espectadores en el palco fueron el doctor Farré, siempre ecuánime, acompañado del doctor López Varela, decano del cuadro médico de la Asociación de la Prensa de Madrid, que, claro, es madridista. Carlos Julio Ardila Gaviria, embajador de Colombia, Rafael Puyol, la cantante Luz Casal y, en su sitio, Conchita Tamuyo, la eficiencia.