Grande, Jiménez, Amancio y Del Bosque vieron el entrenamiento turco. Miguel Berrocal

El Madrid debe dar un baño al turco

MADRID. Enrique Ortego
Actualizado:

Bajo la presidencia del Rey Juan Carlos, que por segunda vez esta temporada acudirá a un partido de «Champions League» en el Bernabéu y que tiene como precedente el 3-2 al Lazio, el Real Madrid debe y puede dar un baño al turco y clasificarse para semifinales por una razón trivial: es mucho mejor equipo que el Galatasaray.

El gol de ventaja que los otomanos traen debe ser devorado por un equipo infinitamente superior en todos los aspectos futbolísticos y un Bernabéu en pleno y en estado de efervescencia blanca. Al Madrid le vale el 1-0 y el 2-1, pero si los dos equipos se comportan de acuerdo a sus posibilidades, los del Vicente del Bosque pueden hasta golear a un cuadro que baja mucho fuera de su guarida, hasta el punto de que no ha ganado ningún partido de esta competición.

HIERRO INSISTE EN JUGAR

En el Madrid parece que estará disponible hasta Fernando Hierro en la defensa. El capitán nunca se esconde, superó ayer una prueba de esfuerzo y hoy mismo se someterá a un definitivo examen. Que nadie dude que arriesgará para ser titular. El resto del equipo será el mismo que goleó al Villarreal con la presencia de Raúl en lugar de Savio. En la inspiración de Guti se basa gran parte de la confianza blanca. Cuando un buen jugador de fútbol está en racha es imparable.

En los turcos falta el rumano Popescu. Su baja se antoja fatídica en defensa. Es uno de los pilares y no tiene un recambio de garantía. También es baja por lesión el lateral Ergun, pero por el contrario es alta un hombre importante, Emre. Fíjense en él. Lleva el cinco a la espalda, no disputó el partido de ida por estar lesionado y maneja el balón con un toque que le distingue de los demás. Ya es jugador del Inter de Milán para la próxima temporada y anda a la greña con su club porque se va libre como el viento.