Ogier frena en el último tramo y cede el liderato a Loeb
El francés Sebastien Loeb - EFe
RALLY ACRÓPOLIS

Ogier frena en el último tramo y cede el liderato a Loeb

La estrategia volvió a aparecer en el último tramo de un rally de tierra

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El francés Sebastien Loeb (Citroen) es líder del rally Acrópolis, séptima cita del año, tras la disputa de la segunda etapa y de que su compañero y compatriota Sebastien Ogier frenara en el último tramo cuando era líder con lo que mañana tendrá que limpiar las pistas a sus rivales.

Una vez más la estrategia volvió a aparecer en el último tramo de un rally de tierra. Después de un día en el que Ogier y Loeb consiguieron superar al noruego Petter Solberg (Citroen) que partía líder y con una ventaja cercana al minuto, el primero decidió frenar y dejar a su compañero el inconveniente de abrir pista mañana, y eso que contaba con una ventaja superior a los quince segundos sobre Loeb y que bien la podía haber defendido.

Con esto, Loeb es primero con una diferencia de 2,2 segundos sobre Ogier mientras que Solberg es tercero a 20,9 segundos. También optará a la victoria Mikko Hirvonen (Ford), cuarto a 22,4 segundos, aunque para ello tendrá que superar sus problemas de potencia.

Frenazos y pérdidas de tiempo

Fue el segundo día con un final de frenazos y pérdidas de tiempo. Si ayer Ogier frenaba para ceder el segundo puesto de la general a Loeb hoy hacía lo mismo para dejar el liderato a su vecino en el equipo.

Después de un día en el que marcó el mejor tiempo en cuatro de los siete tramos disputados, en el que recortó el minuto que le llevaba Solberg en sólo tres tramos, en el que se puso líder en el cuarto tramo y en el que llegó al último tramo con quince segundos de ventaja sobre Loeb, Ogier decidió frenar en la última especial para no salir primero a las especiales.

A la llegada a la línea de meta se excusó en que había habido mucho polvo en el tramo, pero sus condiciones de competición y visibilidad a lo largo del día fueron muy similares, siempre detrás de Hirvonen, y su desventaja final con Loeb es de sólo dos segundos, por lo que se hace evidente que el tiempo perdido ha sido intencionado.

Así, si las relaciones entre los dos pilotos de Citroen no son del todo buenas, no lo serán mejores tras el rally Acrópolis. Loeb mañana tendrá que apretar mucho durante todo el recorrido, ya ha ganado saliendo primero en una prueba de tierra, pero Grecia es diferente, hay mucho polvo y mucha grava por lo que ser el primero en salir es un verdadero inconveniente, y su ventaja es mínima.

Por detrás Solberg está a veinte segundos y a muy escasa distancia Hirvonen, y aunque tendrían que ser medio segundo por kilómetro más rápidos que la cabeza, bien podrían conseguir superar esa diferencia.

Con este panorama el último día de competición se presenta muy abierto y con un final impredecible.