El luchador de muay thai Saenchai
El luchador de muay thai Saenchai
Muay Thai

La leyenda Saenchai aterriza en Madrid

El luchador tailandés, considerado el mejor libra por libra del muay thai, impartirá un seminario en Rivas

MadridActualizado:

La pasión por un deporte puede llegar a mover toda la maquinaria necesaria para cumplir un sueño. Solo hay que desearlo y organizarse para alcanzarlo. Por eso la leyenda del muay thai Suphachai Saenpong, más conocido como Saenchai, aterrizará el próximo 10 de mayo en Madrid. El luchador tailandés, considerado el mejor libra por libra del momento por muchos, llega a la capital de España con el fin de dar a conocer sus inagotables conocimientos en una clase maestra que impartirá en el Madrid Box, de la localidad de Rivas Vaciamadrid, y de la que están ya todas las entradas vendidas. Otro gran logro de Carlos Sánchez y Javi Navarro, los dos promotores del seminario, que no se consideran como tal, sino como un grupo de amigos, amantes del muay thai, que «hacen cosas para el muay thai».

«La presencia de Saenchai en Madrid es un pequeño hito. Era algo impensable que fuese a venir, pero estamos preparados para recibir a quien queramos, somos una comunidad muy fuerte», cuenta Carlos Sánchez con orgullo, en su encuentro con ABC, en una cafetería del centro de la capital. Este no ha sido el primer luchador de muay thai de talla mundial que camina por el Paseo de la Castellana. «Dieselnoi es la leyenda más grande que ha pasado por España. Es como el Pelé o el Maradona de este deporte. Es una persona que no habla en inglés, que vive aislado en su comunidad tailandesa. Fue una locura traerlo y un sueño hecho realidad. Me gustaría traer a leyendas retiradas y en activo. Pero deben saber que no todos los más mediáticos son los mejores para aprender, hay grandes maestros que no tienen redes sociales», relata Sánchez. «Quiero que los siguientes sean figuras tan grandes como Samart Payakaroon; Namsaknoi, Karuhat, Yodsanklai, Teaw Sityodtong o Somrak Khamsing».

Para entender la dimensión de la visita de la estrella tailandesa, basta con mirar su palmarés: 339 combates profesionales, de los que cuenta 293 por victorias. Por si fuera poco, es campeón en cuatro pesos diferentes del Estadio Lumpinee, el título más prestigioso de Tailandia y encadena cinco años consecutivos sin perder, lo que suma un total de 47 triunfos en línea. Su característica forma de pelear –parece que baila sobre el ring– y su carismática personalidad ha hecho que arrastre a millones de aficionados por todo el planeta. «Saenchai es como un niño grande, es travieso, se divierte mucho, es una persona que realmente disfruta en el ring. Es cierto en que hay momentos en que lo sacas de sus casillas y te tiene que avisar de que está ahí. En muchas de sus peleas tiene para fulminarte de un golpe y prefiere jugar contigo, pero cuando tiene que apretar, aprieta», resume el organizador del seminario.

Saenchai (centro), junto a Javi Navarro (izquierda) y Carlos Sánchez (derecha)
Saenchai (centro), junto a Javi Navarro (izquierda) y Carlos Sánchez (derecha)

Traer un ídolo de masas no es una tarea fácil, a tenor del reclamo tan grande que tiene por todas partes y la dificultad de gestionar todo el viaje. Pero, ¿cómo conoció Carlos Sánchez a Saenchai? «Yo soy muy friki de esto, me he ido varias veces a Tailandia... Como yo me formé con el Maestro Pratín, que es tailandés, en muay boran (arte marcial más tradicional), mi amistad está más con los maestros tailandeses que con los luchadores. Conozco a Kru Manop, que fue el maestro de Saenchai y me presentó al propio Saenchai, también a Manachai, además conozco al maestro de Buakaw y a este último», explica el promotor, que está muy contento con la acogida de sus seminarios, incluso sin saber quién será el que lo imparta. «Hay gente que nos ha dado su confianza a la hora de comprar la entrada del seminario aún sin saber quién venía. Nosotros tratamos de mantener una línea de trabajo. Si lo hiciera en un polideportivo, entraría más gente, pero no sería tan cómodo, por eso cogimos un gimnasio. La base de todo es hacer las cosas bien», detalla. También se defiende ante ciertos sectores que, en ocasiones, critican la inutilidad de estas clases masivas que suelen conllevar un precio nada barato. «Hay gente que siempre dice que en estos seminarios no se aprende, que va la gente a hacerse la foto. Y yo pregunto: "¿Y? ¿No pagas por ver el basket o el fútbol?" Tú practicas un deporte minoritario como es el muay thai y tienes la posibilidad no solo de verle, sino de entrenar con él e interactuar. La gente de otros deportes no puede darse esos lujos. ¿O acaso ves en Parla un seminario de Roger Federer? ¿O de Rafa Nadal en Getafe? Solo pedimos que disfruten», explica con gracia.

Todo el fruto recogido con la visita de las grandes figuras del muay thai surgió de la semilla puesta por Carlos Sánchez y Javi Navarro cuando se conocieron en el antiguo Reino de Siam. «Era la segunda vez que yo iba al campo de entrenamiento de Sityodtong, en Pattaya, y siempre tienes las expectativas de quién estaba entrenando, pues va gente de todas partes del mundo. De repente, encontré a un chico con una camiseta del Real Madrid. Era Javi Navarro, que tenía la peculiaridad de que había empezado a entrenar en Tailandia directamente. Y nos hicimos compañeros luego en El Origen de Madrid. Es mi amigo de aventuras y mi soporte», desgrana Sánchez. «Antes de conocer a Javi, había hecho dos o tres seminarios pero de manera autogestionada, si había que cubrir una cifra según iba llegando el dinero de las entradas yo iba distribuyendo el gasto. Ya con Javi la apuesta se hacía más segura y te permite subir de nivel», relata.

Javi Navarro (con la camiseta del Real Madrid) posa con Carlos Sánchez
Javi Navarro (con la camiseta del Real Madrid) posa con Carlos Sánchez

Ambos organizadores se complementan de un modo especial, lo que permite que el trabajo fluya con calidad y de una manera muy profesionalizada.« Cuando nos reunimos, yo llego con una lluvia de ideas y proyectos, con muchas ganas de hacer las cosas y una agenda increíble y me encuentro con una cabeza fría, pensante, de negocios, alguien que se ha hecho solo en la vida», dice refiriéndose a Javi Navarro. «Siempre lo veré como un hermano más que como un socio y siento su respaldo en todo lo que hago, me siento en confianza de plantearle mis ideas por mas raras que sean entre locuras y genialidades. Un equipo donde los dos piensan lo mismo no suma o suma menos, la clave esta en afrontar las diferencias con objetividad, y un profundo respeto por lo que piensa el otro», continúa diciendo el organizador.

El muay thai como superación vital

El muay thai llegó a la vida de Sánchez como una forma de paliar una situación crítica de su vida. «Por despejar la cabeza, tenía una vida muy monótona», cuenta. «Pasó un episodio en mi vida que incluso diría que me une un poco a mi amigo Carlos Coello, pues le detectaron un cáncer a mi madre, y durante esa época estaba desquiciado, no quería saber nada de la vida. Necesitaba hacer una actividad física y no pensar en ese momento. Entré en un gimnasio de fitness y había algo de artes marciales, bajé con mi pantalón de surfista y así comenzó», recuerda. Su llegada al arte tailandés no fue la mejor, pues solo quería «desfogar rabia, estrés, cansarme para dormir sin pensar en lo que estaba pasando». Pero apareció en su vida el maestro tailandés GM Pratín, que, como reconoce, le enseñó «todos los valores positivos que regala el muay thai».

«Te da una visión diferente de cómo afrontar la vida por su similitud con la misma, nos enfrentamos a diario con retos que muchas veces vemos que nos superan, vemos de cara a la derrota, conocemos de cerca el dolor, el sacrificio, el caer y el creer que no puedo, pero lo superamos, seguimos en carrera y nos hacemos más fuertes», define Sánchez. «El muay thai te ayuda a romper tus propios límites físicos y mentales cada día, te aporta conocimiento personal y respeto», enumera. El encargado de la llegada de Saenchai a Madrid hace una similitud con el coraje necesario para ir superando obstáculos a lo largo de los años. «Cuando peleas tienes un equipo, tienes una esquina y hasta un público que te apoya, pero la prueba la pasas tú. Dentro de las cuerdas sois tu rival y tú, lo resolvéis solo los dos. Con la vida pasa igual, habrá momentos en los que para salir de una situación complicada va depender únicamente de lo que lleves dentro, de tu entereza y ganas de pelear por lo que quieres, eres tú con lo tengas y nada más».