La afición al pádel en países como Japón está creciendo mucho en los últimos años
La afición al pádel en países como Japón está creciendo mucho en los últimos años - Shunsuke Hirano Photos & Play
Pádel

La lenta conquista mundial del pádel

Este deporte «made in Spain», que se juega ya en los cinco continentes, aspira a convertirse en olímpico en París 2024

Actualizado:

Han pasado ya muchos años desde que un empresario cansado del frontón y un príncipe hispano-alemán se unieron para crear un nuevo deporte que ha pasado de ser un divertimento casi exclusivo de la jet set marbellí a conquistar a más de seis millones de personas en todo el mundo. El pádel ha protagonizado en los últimos años un crecimiento lento, pero seguro. Se juega ya en los cinco continentes, con pistas en países impensables como Senegal, Japón o Australia y amenaza con convertirse en olímpico en París 2024. Un horizonte amable que esconde tras de sí una industria que mueve cientos de millones de euros.

Para medir ese crecimiento basta con ver que el número de pistas a nivel mundial crece de manera exponencial año tras año. Aunque la mayor parte de ellas se concentran en España y Argentina –las dos mecas del pádel– hay ya hasta 57 países donde se puede jugar al deporte de la pala. «En Italia hay una pista a pie de playa, pero también las hay en parques públicos en la India. Se puede jugar en altura, en zonas montañosas, y hasta en países en los que parecería imposible como Senegal o Singapur», explica a ABC Iker Bravo, director de «Padel Lands», una guía digital que aglutina la gran mayoría de las pistas públicas que hay en el mundo. Aella recurren cada vez más los turistas que visitan nuestro país, o los españoles que quieren seguir jugando a este deporte durante sus vacaciones. Un negocio que no es el único que crece en torno al pádel.

La industria de la pala ha incrementado sus beneficios a un ritmo vertiginoso en los últimos años. Se venden más unidades en España, pero también en el extranjero. «El año pasado triplicamos las ventas fuera del país. Es cierto que la cifra aún no es muy grande, pero se nota que el interés por el pádel en el extranjero es cada vez mayor», señala Jorge Gómez de la Vega, director general de «StarVie», una de las marcas líderes del sector en fabricación de palas.

Hace años que comenzaron a mirar al exterior, conscientes de que aunque el núcleo central de su negocio aún está en España, el futuro se encuentra más allá de nuestras fronteras. Albert Busquets es uno de esos españoles que vio un nicho de negocio en el pádel cuando llegó a Japón en 2015. Su empresa «Ui Sports» distribuye palas de StarVie en el país asiático, donde las pistas públicas proliferan año a año. «Yo conocía el pádel de cuándo vivía en España. Sabía que estaba creciendo muy rápido allí y pensé que podía contribuir a que se empezara a jugar en Japón, que es un país al que le gustan mucho los deportes de raqueta. Para ellos es una forma más de conocer gente. Cumple una labor social importante, que es algo que a ellos les cuesta mucho», señala a ABC.

Horizonte olímpico

Allí se ha creado un circuito semiprofesional y, aunque es pronto para ver a un japonés en los primeros puestos del « World Padel Tour» (WPT) sí que el año pasado consiguieron clasificar a una pareja para el Mundial de Paraguay. «Sabía que no teníamos ninguna posibilidad de ganar, pero no me sentí tan lejos de alguna de nuestras rivales. Creo que si el pádel sigue creciendo en Japón y si lo empiezan a jugar los niños y los jóvenes, quizá podríamos ver a un japonés en el WPT», afirma a ABC Ai Taira, una de las dos representantes niponas en el Mundial.

Su deseo de ver más extranjeros en los primeros puestos del ránking empieza a ser una realidad en el circuito profesional. Además de los argentinos y los brasileños, habituales junto a los españoles, cada vez hay más nacionalidades que se cuelan en las rondas finales de las pruebas del WPT. La francesa Alix Collombon es una de esas figuras emergentes. Su clasificación para cuartos del «Estrella deLevante Murcia Open» en 2018 supuso un hito en el circuito y un ejemplo para muchos jugadores. «El impulso de la federación en los últimos años ha sido muy importante en Francia, donde se está ultimando la creación de un circuito ‘profesional’. Además, si queremos que el pádel sea olímpico en París 2024 –es uno de los objetivos marcados ahora mismo– es esencial que se conozca más y se juegue en muchos países», reconoce Collombon, número 29 del ránking mundial.

El WPT expande fronteras

Desde el WPT se trabaja en ese sentido y 6 de las 19 pruebas previstas para 2019 se jugarán fuera de España. «Somos un circuito internacional y cada año lo seremos un poco más. España es y será el gran dinamizador del pádel mundial, pero queremos ser un vehículo de expansión y desarrollo para que el pádel se convierta en un deporte de entretenimiento mediático y de práctica masiva a nivel internacional», reconoce a ABC Mario Hernando, director general del WPT. El circuito volverá este año a visitar Argentina, Portugal y Suecia y visitará por primera vez México, Londres y Brasil con un formato Open, en el que será el calendario más internacional de su historia.

Francia, Italia, Portugal y Suecia son los países donde más ha crecido el deporte de la pala en los últimos tiempos. Entre los cuatro países aglutinan más de 2000 pistas y no es extraño empezar a ver a sus jugadores asomando en el Top 50 del ránking. Ellos son la mejor muestra de ese crecimiento lento del pádel. Un deporte que está conquistando el mundo.