EFE  Gema Bernad consuela a Rocío Ybarra después de la derrota
EFE Gema Bernad consuela a Rocío Ybarra después de la derrota

Un gol de oro en una jugada polémica aparta a España de la final

No van a protagonizar la segunda parte de las «chicas de oro» pero hicieron méritos sobrados para, cuando menos, estar en la final de este Mundial. Las españolas trataron de tú a las australianas -una

MANUEL FRÍAS. MADRID.
Actualizado:

No van a protagonizar la segunda parte de las «chicas de oro» pero hicieron méritos sobrados para, cuando menos, estar en la final de este Mundial. Las españolas trataron de tú a las australianas -una selección de mayor potencial físico y técnico- durante los 70 minutos del tiempo reglamentario, aguantaron en defensa lo indecible, sobre todo en los 25 primeros minutos de la segunda mitad ante el acoso brutal de las australianas, que en ese periodo de tiempo dispusieron de seis penaltis-córners, todos ellos defendidos con garra y fe, ayudados por la buena actuación de Chus Rosa en la portería, y pusieron en muchos apuros en ataque a las australianas, aunque les faltó definición para haber transformado alguno de los nueve penaltis-córners de que dispusieron, los dos últimos a reloj parado y después de haber soportado un apagón de varios minutos en las instalaciones del Club de Campo. Les faltó acierto después de haber hecho lo difícil con la llegada y provocación de la jugada.

La ilusión, las ganas y el desparpajo de las españolas influyeron suficientes para llegar con 0-0 al final del tiempo reglamentario y encarar la prórroga. Pero entonces les faltó suerte... y un poco de justicia. Australia se hizo con el saque inicial y llegó al área rival con prontitud, lanzando una bola al centro que las españolas reclamaron como elevada y que una de las colegiadas concedió como penalti-córner en medio de las protestas generalizadas de las locales. Al saque del mismo, y tras toque previo, Suzie Faulkner llevó la bola al fondo de las mallas y metió a las australianas en la final. Ahí se acabó el partido. Este Mundial tiene «gol de oro». La tierra pareció abrirse bajo los pies de las españolas.

La cita, histórica para el hockey y deporte español, no había defraudado en cuanto a espectáculo, en un final de partido explosivo y de extrema tensión,

Decepción final

Es normal que la selección española pierda ante la de Australia. Pero no sentó bien a los aficionados -unos 2.500, con la vicepresidenta del Gobierno entre ellos- caer por una discutible decisión de las árbitros.

España, que ya ha hecho historia al meterse en las semifinales de este Mundial, jugará mañana por el tercer puesto ante la selección de Argentina, la ganadora del último título, que cayó ayer por 3-1 ante Holanda.

Australia: Imison; Skirving, Twitt, Halliday, McGurk; Walker, Smith, Taylor; Faulkner, Patrick, Hudson -equipo inicial-, Arrold, Beattie, Sanders y Attard.

España: Rosa; Ybarra, Romagosa, Bonastre, Prat; Camón, Menéndez, Termens; Huertas, Sánchez, Cruz -equipo inicial-, Ejarque, Comerma, Malda y Bernad.

Árbitros: Soledad Iparraguirre (Arg.) y Sarah Garnett (N.Z.).

Gol: 1-0, m.72: Suzie Faulkner, de penalti córner, en la primera jugada de la prórroga.