Regino Hernández, durante una de las inmersiones de apnea en la piscina «Y-40»
Regino Hernández, durante una de las inmersiones de apnea en la piscina «Y-40» - ABC

Juegos de InviernoApnea para ganar en la nieve

Los equipos nacionales de snowboard y esquí alpino prepara los Juegos de Invierno en la piscina más profunda del mundo

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las termas Euganeas, situadas en el norte de Italia, esconden un secreto en forma de piscina infinita. Un agujero acuático de aguas termales de 42 metros de profundidad –equivalente a un edificio de doce plantas– en el que los equipos españoles de esquí alpino y snowboard cross han realizado parte de su preparación para llegar en forma a los Juegos Olímpicos de Invierno. Aprender a controlar la respiración bajo el agua para triunfar sobre la nieve. Una paradoja impulsada por Corrado Momo, entrenador del equipo de esquí alpino, que está convencido de que este adiestramiento puede aportar un factor diferencial a la hora de afrontar la alta competición con mayores garantías de éxito.

«La apnea es un deporte que ayuda a eliminar cualquier forma de estrés, ansiedad y miedo a través de las técnicas de respiración y relajación bajo el agua. Un entrenamiento mental con el que se pueden obtener grandes beneficios en la alta competición», explica el técnico italiano, un enamorado de los pequeños detalles. La inmersión en la «Y-40», la piscina más profunda del mundo, debe aportar un plus a los deportistas españoles en PyeongChang. Un empujón al trabajo realizado durante los últimos cuatro años, con el que se espera romper el maleficio de las medallas en la cita olímpica de invierno, donde España solo ha subido al podio en dos ocasiones, la última en 1992.

«Cuando uno llega a un nivel tan alto como el que tenemos nosotros, el aspecto mental es clave y ayuda muchísimo. La cabeza es una parte importante del deporte, quizá la más relevante, y por eso resulta fundamental aprender a controlar las emociones antes de comenzar cualquier carrera», afirma Regino Hernández, uno de los firmes candidatos a medalla en los Juegos. El «rider» ceutí, subcampeón del mundo por equipos junto a Lucas Eguibar, guarda un buen recuerdo de la experiencia en la «Y-40», cuyas enseñanzas ya ha aplicado con éxito en varias pruebas de la Copa del Mundo.

«Una técnica útil»

«A mí, personalmente, me parece que es un entrenamiento muy útil. Porque aunque respirar pueda parecer un gesto cotidiano y automático, cuando te enseñan a controlar los tiempos a la hora de coger aire y expulsarlo te das cuenta de lo importante que es para controlar todo tu cuerpo. Amí me ayuda a no tensionarme en momentos de intensidad máxima como la salida, donde cualquier error te penaliza ya para el resto de la carrera», explica el deportista, mientras prepara el viaje a Turquía, donde este fin de semana volverá a participar en la Copa del Mundo.

A poco más de tres semanas para el inicio de la cita olímpica, el equipo español de snowboard cross apura su preparación para PyeongChang, con la mirada puesta en lo más alto del podio. «Tenemos que conseguir que 2018 sea un año histórico para el deporte de invierno en España», afirma Regino. Tanto él como Lucas Eguibar confían en colgarse una medalla olímpica. Un reto que no les da vértigo. Anhelo perseguido durante años que ya no luce cargado de ansiedad gracias a la relajación ensayadas en la piscina más profunda del mundo.