Vídeo: Esta es la historia de Juncos Racing: el modesto equipo que batió al de Fernando Alonso

Indy 500El modesto equipo que fulminó a Alonso en la clasificación de las 500 Millas

Actualizado:

Gil de Ferran tenía un nudo en la garganta cuando salió ayer en Indianápolis a explicar la debacle en la clasificación de las 500 Millas. Al director deportivo de McLaren apenas le salían las palabras. «Llevo 35 años en las carreras y esta es la experiencia más dolorosa que he vivido», se confesaba el expiloto brasileño, una institución de las carreras americanas (dos veces campeón de la Champ Car y vencedor en el óvalo en 2003). A su lado, Fernando Alonso también lo pasaba mal. Ni en sus peores pesadillas se habría imaginado un escenario similar. Por mucho que el cuerpo le pidiera explotar, el asturiano se contuvo y agradeció con una leve sonrisa las muchas disculpas que le brindó el responsable de su equipo por el fiasco. «Siento que no hayamos podido darte un coche en condiciones. Has pilotado como un campeón».

A escasos metros de ese funeral comenzaba una ruidosa fiesta con aire porteño en el garaje de Juncos Racing, uno de los equipos más modestos de la categoría. Al frente, Ricardo Juncos, el dueño argentino del equipo, abrazaba de forma efusiva a Kyle Kaiser, el piloto que arrebató a Alonso la última plaza en la carrera del próximo domingo por solo 13 milésimas. Tanto jolgorio no era para menos. David volvía a vencer a Goliat y enseñaba al mundo las vergüenzas de McLaren, un gigante automovilístico con la reputación cada vez más por los suelos.

La clasificación in extremis rubricó una semana de vértigo para Juncos Racing, que salió a los primeros entrenamientos libres con un coche inmaculado, completamente blanco y limpio de pegatinas. Unos días antes habían perdido a los dos patrocinadores que iban a sostener los gastos de la participación en las 500 Millas. Pese al revés, Juncos decidió seguir adelante.

Tras un comienzo esperanzador, con tiempos cercanos al «top 10», el proyecto sufrió un nuevo revés en los libres del viernes. En su primera vuelta lanzada, Kaiser perdía el tren trasero del coche en la curva 3 y se estampaba contra el muro. Parecía el final de la aventura. El equipo tuvo una reunión para evaluar daños, sopesó las opciones y llegó a la conclusión de que era posible salir a la clasificación. Rescataron un chasis viejo que utilizaron en marzo y empezaron a reconstruir un monoplaza casi desde cero, incluso pidiendo piezas a otras escuderías.

«Teníamos el coche en Indiana, desmontado», reveló el jefe de Juncos Racing. «Ni siquiera es un chasis para circuito ovalado. Lo habíamos utilizado en Austin. Sabíamos que no iba a ser igual de rápido, pero aún así queríamos comprobar si éramos capaces de conseguirlo. El equipo entero estuvo trabajando sin descanso toda la noche. Mi mujer iba trayendo pizzas y cafés a los chicos». Por fin, tras 42 horas de intenso trabajo, consiguieron sacar el monoplaza a la pista. El coche ya no era blanco, sino verde y naranja, los colores de uno de esos patrocinadores que los habían dejado tirados a última hora. Ni eso les dio tiempo a modificar.

El sueño americano

Esta es la tercera experiencia en las 500 Millas para Ricardo Juncos, un digno representante de lo que se viene en llamar el sueño americano. Criado en Buenos Aires, aterrizó en Miami en 2003 con 26 años y 400 dólares en el bolsillo. La crisis le obligó a cerrar el taller que regentaba en el barrio de Balvanera, en la capital argentina, y decidió buscarse la vida en otro país. Trabajó de carpintero y limpiando baños antes de empezar como mecánico en un karting. Acabó siendo mánager de un equipo antes de crear el suyo propio, una escudería que ya ha logrado éxitos en otras categorías y que bien podría permitirse dar alguna que otra lección a McLaren: «Nunca se puede subestimar a Indianápolis. Hay más de 100 años de historia acá. Esto es parte del juego, y por eso es tan especial».