Automovilismo

La increíble tenacidad del piloto accidentado Robert Wickens

El canadiense casi perdió la vida hace un año en un terrible choque en la Indy y, casi paralítico, no se resigna a no conducir

Actualizado:

Hace un año Robert Wickens volvió a nacer. Sufrió un terrible accidente en una prueba del campeonato Indy ameicano, los circuitos ovalados en Estados Unidos, y no se resigna a no volver a conducir pese a que tuvo fracturas en la tibia y el peroné de ambas piernas, las dos manos, el codo, algunas costillas y la columna.

Hace poco, casi sin poder andar, desde una silla de ruedas se volió a subir a un coche de carreras para conducir con su novia de copiloto. «Soy demasiado joven y no me importa lo duro que tenga que trabajar. ¡Quiero volver!», dijo.

«Tengo una nueva perspectiva de la vida», declaró. «Lo más importante para mí es que cuando estaba en rehabilitación todos los días, era el apoyo que recibía de mis compañeros de carreras, de mi familia, de mi prometida Karli, de todos los fanáticos, de todos los que me impulsaron a llegar al gimnasio al día siguiente...».

«Cuando estaba en rehabilitación, era solo el paciente 31265, y luego te conviertes en amigo de estos pacientes y escuchas su historia, y luego vuelvo a mi lugar al final del día y creo que tengo tanta suerte de tener gran apoyo en todas partes. Si estoy teniendo un mal día, todos mis fanáticos pueden venir y recogerme donde cualquier otra persona pueda entrar fácilmente en esta gran espiral y caer en algo de depresión».

«Simplemente ha sido todo un viaje, y no tenemos ni un año de lo que será una recuperación muy larga. Pero espero poder seguir conduciendo porque creo que es la mejor terapia que puedo recibir, y estoy un poco preocupado por lo ansioso que estoy por volver al coche».