Jonr Rahm, junto al redactor de ABC Miguel Ángel Barbero
Jonr Rahm, junto al redactor de ABC Miguel Ángel Barbero - FERNANDO HERRANZ

Golf18 hoyos con Jon Rahm: «Lo primero que hice fue pedir perdón a Tiger»

El golfista compartió la jornada con un redactor de ABC. Estas son las vivencias más cercanas con el vizcaíno

Actualizado:

Jon Rahm ha vuelto a tener una temporada excepcional, con tres torneos ganados que le permiten irse de vacaciones con el sexto puesto del ranking mundial. Sin embargo, su descanso podría calificarse de muy activo, ya que aprovecha estas tres semanas sin competición para cumplir con numerosos compromisos.

Uno de ellos fue participar en la final del Circuito Fundación Síndrome de West, que se celebró en su club de siempre, Larrabea. Allí compartió con otros golfistas y seguidores sus reflexiones más personales en una jornada inolvidable que ABC pudo vivir de primera mano.

Hoyo 1: «No es una obligación estar aquí, al contrario»

Para alguien que pasa once meses fuera de casa, debe de ser duro alejarse también de los suyos una vez que ha vuelto, a causa de los compromisos que le surgen en estas fechas. «Es verdad que tengo muy pocos días para estar con mi familia, pero es que disfruto mucho colaborando con eventos como este -reconoce-. No es ninguna obligación, de verdad que me siento muy afortunado de poder participar en un acto como este, de ayudar a personas que luchan contra una enfermedad mala y de ser partícipe en la medida de mis posibilidades».

Hoyo 2: «Tengo en mente crear mi propia fundación»

Esta vocación de entregarse a lo demás le está llevando a plantearse crear su propia fundación y así canalizar las acciones benéficas que pueda realizar en el futuro. «Es una idea que tengo y a la que todavía falta darle forma, pero me parece bonito poder colaborar con otras personas que no han tenido tanta suerte en la vida como yo. En el PGATour es habitual que cada jugador tenga su propia fundación y me gustaría trasladar esa filosofía aquí a España».

Hoyo 3: «Haré todo lo posible por formar a los niños»

Otra de las iniciativas en las que está involucrado ahora mismo es un circuito infantil que se está desarrollando en los campos del norte de España y que vivirá su final el próximo sábado 22 en el recorrido vizcaíno de Meaztegui. Y es que los más pequeños son una debilidad para Jon. «Sé lo importante que es recibir apoyos cuando están empezando y por eso cuando me comentaron la posibilidad de hacer un circuito con chavales de nuestra zona, junto a la Fundación Seve Ballesteros, no lo dudé un instante. Voy a darlo todo para conseguir que nuestros chicos puedan llegar a lo más alto y no descarto que consigamos que jueguen en Augusta».

Hoyo 4: «Ya estoy preparado para ganar un grande»

En cuanto se menciona la ciudad mágica de Georgia al vasco se le iluminan los ojos. Sabe que el Masters es un torneo destinado a figurar en su palmarés y es cuestión de tiempo que termine vistiendo la chaqueta verde. El año pasado terminó cuarto y es el primer major del calendario. «Me veo preparado para ganar un grande, creo que tengo juego de sobra y ahora ya cuento con la experiencia que me faltaba en el pasado. Hace falta cuadrarlo todo en una buena semana y que no lo hagan los demás, que son muy buenos».

Hoyo 5: «No me esperaba ganar tres veces este año»

A toro pasado el análisis de la temporada 2018 dice que ha vencido tres veces y que ha acabado en el sexto puesto mundial, pero hay que valorar también que la campaña ha sido muy larga (desde enero hasta diciembre) y que sus éxitos se han producido tanto al comienzo (California) como al final (Bahamas). «Ha sido un año muy bueno, en el que he jugado muy bien al golf y que era muy difícil para mi porque venía de ganar tres torneos en mi primera campaña completa como profesional. No pensaba que iba a poder igualar la cifra».

Hoyo 6: «El mejor momento llegó en el Open de España»

Si en una una jornada como la de Larrabea había cincuenta personas siguiéndole, es comprensible pensar la sensación que sintió al verse respaldao por 50.000 en el pasado Open de España que ganó en el Centro Nacional en abril. «Fue mi mejor momento, sin duda, y el de más tensión. Cuando juegas en Estados Unidos o Inglaterra notas que la gente te apoya, pero eres uno más; pero yo era consciente de que en Madrid habían venido a verme a mí y no quería defraudarles».

Hoyo 7: «Con los cambios, debo revisar los calendarios»

En la rueda de prensa posterior a su victoria indicó que haría todo lo posible por defender su título en 2019. Sin embargo, a estas alturas aún no se sabe si se disputará de nuevo el torneo y le han cambiado la fecha. «Lo han pasado a octubre y tengo que revisar ahora todas las posibilidades, porque me encantaría volver a jugarlo».

Hoyo 8: «En Larrabea crecí como golfista»

Paseando por Larrabea se nota que lo conoce a la perfección. Sabe lo que hay en cada hoyo y cómo sacarle el máximo partido. Domina los efectos, los botes y los retrocesos para poner la bola donde quiere, lo que asombra a sus compañeros de juego. «Es un gran diseño y los greens son rápidos y complicados. Me encanta este campo, aquí crecí y me hice como golfista».

Hoyo 9: «Portstewart es mi club de golf preferido»

Sin embargo, al comentarle que en Portstewart tienen un hierro cuatro suyo enmarcado junto a su foto se emociona. «Qué me dices, es que me lo pidieron cuando gané el Open de Irlanda el año pasado y no sabía para qué lo querían. La verdad es que es un campazo, los ocho primeros hoyos son los mejores que yo he jugado y, el uno, el más bonito. Es mi club preferido».

Hoyo 10: «No me molestan las fotos, a su tiempo»

A pesar de ser una figura internacional, Rahm está acostumbrado a la popularidad y no le molesta hacerse fotos con todo el que se lo pide entre hoyo y hoyo. Y, al estar en un torneo benéfico, no le afea a los fotógrafos más inexpertos que disparen cuando está en pleno movimiento. «Ami no me molesta demasiado, pero si mi caddy lo oye cuando estamos en un torneo se lo come».

Hoyo 11: «Lo que más echo de menos es el jamón»

Hablando de comer, en el cambio del hoyo 9 al 10 es tradición reponer fuerzas con un bocadillo de jamón. «Es lo que más echo de menos de vivir en Estados Unidos. Si quieres comprar allí un buen jamón con el jamonero te pueden cobrar hasta 1.500 dólares, así que aprovecho cada vez que va alguien a verme para que me lleve loncheados».

Hoyo 12: «Perdón, no puedo ayudaros mucho»

A lo largo de la mañana, una treintena de golfistas amateurs tienen la fortuna de poder jugar mano a mano con su ídolo, pero, a diferencia de lo que ocurre en los pro-ams, no puede aconsejarles directamente. «Es una situación un poco extraña, porque como están compitiendo en su torneo no debo indicarles las caídas ni qué palo jugar. Así que intento que se lo pasen bien sin entrar en cuestiones técnicas».

Hoyo 13: «Lo primero que le dije a Tiger fue perdón»

La relajación que mostraba en su club no tenía nada que ver con la explosión de rabia y júbilo que exhibió cuando le ganó a Tiger Woods en la Ryder Cup de París. Fue un sueño cumplido y en el mejor escenario posible. «Siempre fue muy ídolo y tenía la espina de no haber podido jugar nunca con él. Y fui a hacerlo precisamente en mi torneo predilecto y en un partido decisivo, que podía darnos el primer punto completo a Europa. Estaba tan nervioso que me puse a festejarlo sin darme cuenta de que él me estaba siguiendo para darme la mano, así que lo primero que hice fue pedirle perdón por la descortesía y decirle que fue un privilegio haber podido jugar con él».

Hoyo 14: «El último triunfo en casa de Woods, genial»

Con este antecedente, cerrar la campaña en el torneo del californiano y ganarlo de calle en Bahamas fue el mejor broche de oro. «No voy a negar que con el antecedente de París había un morbo especial y que estuvo genial poder volver a ganarle».

Hoyo 15: «No hay entrevistas de cinco minutos»

Acostumbrados a tratar con el deportista en los torneos, sometido al riguroso control de su agente y con los tiempos asignados a la prensa establecidos, es una bendición poder tenerle a disposición sin restricciones. Jon atiende a todo el que se lo solicita y, aunque hace gala de una paciencia infinita, reconoce que los periodistas siempre queremos alargar las preguntas al máximo. «Siempre me decís que si podemos hablar cinco minutos y al final no hay forma de cortaros -bromea- pero hoy es un día especial y me encanta poder estar en contacto con la gente».

Hoyo 16: «De compras con mi novia por Bilbao»

En los pocos días libres que tiene debe aprovechar para cumplimentar los trámites necesarios para casarse próximamente con su prometida Kelley, que le ha acompañado en este viaje español que durará hasta el 26 de diciembre. Sin embargo, la estadounidense no contaba con la ola de frío de estos días, y ha debido completar su vestuario a toda prisa. «No trajo la ropa adecuada y hemos tenido que comprar varias prendas de abrigo», sonríe.

Hoyo 17: «Pasaremos la Nochevieja en Hawai»

Una vez completadas sus vacaciones tocará ponerse de nuevo el mono de trabajo porque la nueva temporada comienza el 3 de enero en Hawai, en el torneo de los campeones. Así que volará directo a las islas del Pacífico para volver a recuperar la forma. «El año anterior ya pasamos allí la Nochevieja y está muy bien. El ambiente es estupendo con los otros golfistas que van y el clima extraordinario para retomar el ritmo de juego».

Hoyo 18: «A 2019 le pido salud, familia y mucho amor»

De cara a este año entrante, el de Barrica es muy claro con sus aspiraciones. «El golf está muy bien, pero es mi profesión y si lo hago bien estaré arriba y si no, abajo. Lo realmente importante para mí es tener salud, una buena familia y mucho amor. Si pudiera combinar todas esas cosas estaría más que satisfecho».

Ojalá se cumplan sus deseos. Él ya ha hecho realidad los de muchos otros.