El gigante de Maribor, último test de Rienda antes del Mundial de Bormio

EFE/
Actualizado:

MADRID. Las pruebas masculinas de Kitzbuehel -en el Tirol austriaco-, con el descenso del Hahnenkamm como carrera estelar, serán la gran atracción de esta semana en la Copa del Mundo de esquí alpino, en la que volverá a competir la española María José Rienda, que el sábado disputará el gigante de Maribor (Eslovenia), donde el año pasado ya subió al podio.

El descenso del Hahnenkamm (cresta del gallo) es el más exigente y peligroso del circuito y, por tanto, la prueba más espectacular del calendario de la Copa del Mundo. En la pista «Streif», que tiene su salida a 1.660 metros de altura y un desnivel de 860, los participantes afrontarán un recorrido de 3,2 kilómetros, que tiene un escalofriante desnivel máximo del 85 por ciento y una pendiente media del 34.

El sábado acogerá la sexagésima quinta edición del popular Hahnenkamm con récord de premios en metálico, también para aquellos que ocupen los puestos de honor en el supergigante del viernes y el eslalon del domingo, que decidirá la combinada junto al descenso. Los ganadores del descenso y del eslalon se embolsarán 65.000 euros; el vencedor del super-G cobrará 47.000 y el de la combinada, 45.000.

Los austriacos dominaron el primer entrenamiento en la Streif, el martes, con Christoph Gruber como autor del mejor tiempo (1:58.38) en una jornada en la que la mayoría se conformó con traspasar entero la línea de meta. Ayer el más rápido fue el italiano Kurt Sulzenbacher (2:00.33), con una centésima sobre el sueco Patrick Jaerbyn.

Entre los favoritos también se encuentran los austriacos Michael Walchhofer -campeón mundial y líder de la Copa del Mundo de la disciplina-, Fritz Strobl -campeón olímpico- y Hermann Maier. Éstos últimos no tienen asegurada su plaza para el descenso de los Mundiales de Bormio (Italia), dentro de dos semanas (sólo son fijos Walchhofer y Johann Grugger), así que deberán esmerarse si quieren disputar la prueba reina de los campeonatos. Strobl, único de los que competirá que ha ganado dos veces el mejor descenso del mundo -1997 y 2000- posee el récord de la pista. El año de su primer triunfo cubrió la «Streif» en un minuto, 51 segundos y 58 centésimas. Como un cohete.

Fuera del campamento austriaco habrá que valorar como favoritos, entre otros, a los suizos Bruno Kernen y Didier Defago y al estadounidense Bode Miller -líder de la general de la Copa del Mundo-, así como a su compatriota Daron Rahlves e incluso a tres veteranos como los noruegos Lasse Kjus y Kjetil Andre Aamodt y el italiano Kristian Ghedina, el plusmarquista de descensos disputados en esta competición: con el del sábado sumará 154.

El año pasado el austriaco Stephan Eberharter -ya retirado- se impuso en el descenso y el finés Kalle Palander ganó el eslalon. Cada uno se llevó en aquella ocasión 55.000 euros, 10.000 menos que lo que se meterán en la cartera los que venzan este fin de semana, que ha vuelto a levantar de nuevo enorme expectación: se preven más de 100.000 pernoctaciones en el área.

La española, ausente hoy en Zagreb

Las chicas competirán hoy en Zagreb, donde se disputará, en horario de tarde, un eslalon en el que la croata Janica Kostelic podría recuperar, ante su devoto público, el liderato de la general de la Copa del Mundo, que detenta la austriaca Renate Goetschl, quien la pasada semana se exhibió en la estación italiana de Cortina D´Ampezzo, donde logró tres victorias y se convirtió en la única mujer en ganar ocho veces en la misma estación en la competición de la regularidad.

La austriaca Annemarie Moser-Proell y la suiza Vreni Schneider (ya retiradas y las únicas que la superan en número de victorias: 62 y 55, respectivamente, frente a las 35 de Goetschl, que igualó la marca de la alemana Katja Seizinger, asimismo inactiva ya) ganaron siete veces en las mismas pistas. Kostelic intentará brillar ante su afición con permiso de la sueca Anja Paerson, la finlandesa Katja Poutiainen y la austriaca Marlies Schild.

La andaluza María José Rienda no competirá en Zagreb, reservándose para el sábado, cuando se dispute el gigante de Maribor, donde el año pasado acabó tercera y donde esta vez aspira a repetir, como mínimo, el cajón de aquella ocasión, en la que será su última cita importante antes de los Mundiales de Bormio (Italia).

La esquiadora de Sierra Nevada es cuarta en la Copa de gigante, que lidera Poutiainen, primera también en la clasificación de eslalon, disciplina en la que también competirán las chicas el domingo en Maribor, adonde Rienda llega esta noche, proveniente de Piancavallo (Italia), que descansará mañana y se entrenará de nuevo el viernes en las pistas eslovenas, donde buscará un nuevo éxito para España este fin de semana.