Deferr saludó tras recibir la medalla a la infanta Cristina, y por teléfono, al Rey Don Juan Carlos
Deferr saludó tras recibir la medalla a la infanta Cristina, y por teléfono, al Rey Don Juan Carlos

Gervasio Deferr consigue su tercera medalla olímpica

EFE | PEKïN
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Gervasio Deferr, medalla de plata hoy en la final de suelo de Pekín 2008 y campeón olímpico de salto en Sydney 2000 y Atenas 2004, reconoció hoy que está "muy contento" con el resultado porque en tres Juegos Olímpicos ha logrado "tres medallas".

"Tres Juegos, tres medallas... no tengo mucho que decir. Estaba muy nervioso. El chino ha competido muy bien y estando en casa, a mi me ha parecido que le han puntuado un poco alto, pero yo no he hecho mejor ejercicio que él", declaró después de recibir la felicitación por teléfono de el Rey y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Deferr saludó tras recibir la medalla a la infanta Cristina en la zona mixta del Estadio Nacional de Pekín, quien le dio personalmente la enhorabuena, le reconoció que había "estado nerviosa" y le pasó el teléfono móvil para que hablara con Don Juan Carlos.

El secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, que también presenció la final junto al presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, también puso en contacto telefónicamente al gimnasta con el presidente del Gobierno para que recibiera su felicitación.

Deferr comentó a ambos los nervios que había pasado durante todo el día, porque tenía la sensación de que "iba a ser más complicado que en los otros dos Juegos, porque además "en el ejercicio de suelo al durar 1 minuto 10 tienes más tiempo de pensar y ponerte nervioso".

"Tenía un sentimiento aquí en el pecho de ansiedad y les he visto fallar a ellos y he pensado les pasa lo mismo que a mí, que no han soportado la presión, lo único que tengo que hacer es un ejercicio que he hecho millones de veces, estoy súper preparado y no tengo que hacer maravillas", añadió en alusión a las caídas del rumano Dragulescu y el brasileño Hypolito.

El gimnasta catalán comentó que le sorprendieron las caídas de ambos y explicó la causa del titubeo al hacer el "San Pedro", ya que antes de salir descalzo al tapiz utiliza un 'spray' para evitar el sudor y no resbalarse. "Es como un pegamento para que no me suden los pies, porque me resbalo un montón al ir descalzo y los demás no y al subir en el San Pedro se me quedan un poco pegados los pies. He tenido que hacer el doble de fuerza y he estado ahí dejándome la vida pero pasado eso sabía que todo iban bien, había clavado las dos salidas de enmedio, era lo importante", añadió.

Deferr, que también habló por teléfono con su padre que está en Barcelona y con su hermano que está en Gerona, reconoció que salir el último le generó cierta tensión.

"Normalmente es lo mejor, pero hoy viendo que podía ganar te pone más nervioso, se me ha puesto cuesta arriba. Cuando he visto la nota no sabía si era segundo o tercero, lo he visto en la pantalla y he dicho genial", indicó. Gervasio Deferr aseguró que no estaba dolido por no haber ganado el oro, ya que siempre supo que iba a ser "muy complicado sacar medallas" y lo habría sido hoy si Dragulescu, que le animó, según dijo después de su caída, e Hypolito no hubieran fallado.

"Por fin tengo una medalla olímpica de suelo y no es bronce, que me habría jodido más", admitió Deferr, quien se mostró dispuesto a participar en los Juegos de Londres 2012. "No me echéis todavía, espero poder estar en forma, si no hay ningún tipo de lesión, si esto me gusta y disfruto de lo que hago como un niño", dijo.

El subcampeón olímpico reconoció por último que la medalla de hoy tiene un valor distinto a las anteriores, por todo lo que ha pasado desde los últimos Juegos.

"Esta medalla es diferente porque tengo 27 años, estoy operado de los dos hombros y he pasado momentos muy difíciles. Tengo la espalda tocada, hace dos meses y medio casi me rompo el pie. Es diferente, cada cuatro años no veas cómo cambia la cosa", concluyó.